USted es el tarot
background image

 

 

 

USTED  

Y EL TAROT 

 

 

 

E. Bucheli 

 
 
 
 
 
 

 

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusi

ón, y con el propósito de que

 as

í como usted lo 

recibi

ó lo pueda hacer llegar a alguien más.      HERNÁN

 

 

 

Para descargar de Internet: Biblioteca Nueva Era 

Rosario – Argentina 

Adherida al Directorio Promineo 

 

 

background image

 

 

 

Si  usted  es  uno  de  aquellos  que  sonr

íe irónicamente ante la idea de que unas tarjetas cuadrangulares, que 

contienen  extra

ños jeroglíficos, pueden referirle cualquier cosa acerca de su pasado, de su presente o de su 

futuro, se encentar

á con una gran sorpresa. Las Cartas del Tarot pueden hacer exactamente eso.

 

¿Imposible?  Así  era  la  bomba  atómica  hasta  que  su  potencia  fantástica  sacudió  a  un  mundo  incrédulo.  La 

televisi

ón,  lo

s  vuelos  en  "jet"  que  dan  la  vuelta  al  mundo  y  los  cohetes  a  la  Luna  se  se

ñalaban  como 

imposibles. Las inertes cartas del tarot y las rec

ónditas e inescrutables leyes de la naturaleza son tan inútiles 

como  un 

átomo no escindido. Sin embargo, de la misma forma que se orienta la energía atómica hacia un 

esfuerzo constructivo, cuando las cartas se emplean para aplicar las leyes naturales. al desarrollo del car

ácter 

o a la soluci

ón de un problema, li

beran una potencialidad beneficiosa para usted. 

Aunque  el  tarot  puede  ser  nuevo  para  usted,  es  tan  antiguo  como  el  hombre  mismo.  El  Libro  de  Thoth,  o el 
tarot, era conocido en la m

ás remota antigüedad. Con todo, la ciencia espiritual que aquel exponía se mantuvo 

en secreto durante muchos siglos. 
Viejas  ruinas  dan  testimonio  de  un  desarrollo  cient

ífico  considerable,  mucho  antes  de  que  comenzara  la 

historia.  Y  a

ún  cuando  el  hombre  moderno  sobrepasa  a  sus  antepasados  en  ciencia  física,  queda  muy 

rezagado  en  lo  concerniente  al  progreso  espiritual.  Estas  ruinas  y  tradiciones  hablan  de una antigua filosof

ía 

espiritual  que  trasciende  el  alcance  de  lo  desconocido y practicado por la mayor

ía de la gente del mundo de 

hoy. 
A  trav

és  de  los  siglos,  la  ciencia  reemplazó  a  la  conjetura  con  hechos  objetivos,  y  como  resultado  de 

generaciones  progresistas,  el  hombre  aprendi

ó  a  protegerse  de  miles  de  peligros  que  amenazan  su  física 

supervivencia. 
Debido  a  ese  estudio  orientado  en  el  plano  f

ísico, la gente se ha visto privada perjudicialmente de efectuar 

francas  investigaciones  sobre  los  hechos  espirituales  de  la  vida.  Por  lo  tanto,  una  decadencia  espiritual  est

á 

atacando  al  hombre  porque  las  m

últiples  necesidades  de  su  alma  exigen  un  conocimiento  que  él  no  está 

desarrollando. 
Para  obtener  tal  conocimiento,  deber

ía utilizar los mismos métodos es

trictos  de  los  cient

íficos. Las nociones 

nebulosas  y  las  conjeturas  inciertas  deben  reemplazarse  por  una  estructura  de  l

ógica  estricta.  Entonces  el 

hombre podr

á descubrir los medios efectivos para protegerse cuando se halla amenazado en cualquie

r plano, 

f

ísico, emocional, mental o es

piritual. 

Podr

ían presentarse muchos ejemplos para demostrar un conocimiento remoto del tarot. Pero como este tema 

se  ha  tratado  eficientemente  en  estudios  cabal

ísticos,  su  repetición  resulta  innecesaria  aquí.  Una  corta 

referencia a libros tan diversos pronto revelar

á que los últimos escritos de los pueblos primitivos demostraron 

menos familiaridad con el tarot en la medida en que el tiempo fue transcurriendo. 
Los  profetas  Ezequiel  y  Daniel  ponen  de  relieve  cierto  conocimiento  de 

él. y, ciertamente, quienquiera haya 

escrito  el  Apocalipsis,  lo  bas

ó  por  completo  en  el  tarot.  Cada  uno  de  sus  22  capítulos  se  refiere  a  los  22 

Arcanos  Mayores  del  Tarot,  aplic

ándolos  a  la  profecía.  Resulta  dudoso  que  un  completo  conocimiento  de 

cualquier  libro  sagrado,  incluida  la  Biblia,  pueda  captarse  integralmente  por  quien  desconoce  el  tarot,  que 
permite la interpretaci

ón de los denominados misterios de la cábala. Aún para manejar el tarot, que es la Clave 

Plateada, uno necesita la Clave Dorada de la Astrolog

ía.

 

Cada tanto, los arque

ólogos descubren restos de estas dos claves en todas partes del mundo. Por ejemplo, en 

1964  tuvo  lugar  en  Egipto  la  mayor  excavaci

ón  de  este  tipo  en  la  historia  reciente  y  uno  de  los  más 

importantes hallazgos arqueol

ógicos del siglo XX. La famosa "Avenida de las Esfinges", descripta en la historia 

egipcia  como  nexo de los templos Luxor y Karnak, fue desenterrada mediante la remoci

ón de 3.000 años de 

escombros y polvo. 
Los  egipt

ólogos  estiman  que  el  camino  de  pie

dra,  de  20  pies  de  ancho,  tiene  un  largo  de  2  millas  y  est

á 

delineado por 1.400 esfinges, 700 de cada lado, separadas cada 15 pies. Las esfinges, que son de 10 pies de 
largo  y  4  pies  de  alto,  fueron  construidas  por  muchos  faraones  entre  los  a

ños  1200  A.C.  y  78  A.C. 

Inscripciones y jerogl

íficos adornan la base de piedra, cada una de ellas de 5 pies de altura.

 

La tradici

ón hermética sostiene que aún resta hallar un registro no des

cubierto de las dos claves 

astrolog

ía y 

tarot

  dentro  de  la  Gran  Pir

ámide.  Me

nciona  un  t

únel  que  conduce  a  través  y  debajo  de  las  garras  de  la 

Esfinge hasta un Templo de Iniciaci

ón Egipcia. En este templo, a lo largo de las paredes, se hallan las tablillas 

mencionadas  anteriormente,  donde  est

án  inscriptas  las  cartas  del  tarot  representando  la  historia  de  la 

iniciaci

ón del alma a medida que atraviesa el Ciclo de la Necesidad.

 

 

EL TAROT EN EL MUNDO 

 
Cuando  gente  de  diferente  concepci

ón  de  vida  manejó  las  cartas,  na

turalmente  cambi

ó  las  figuras  para 

representar  sus  propias  convicciones  dominantes  y  describir  el  medio  circundante  en  el  que  viv

ía  en  ese 

tiempo. Su aproximaci

ón fue puramente materialista.

 

background image

 

De manera parecida surgieron muchos mazos, cada uno modificado inconscientemente por la filosof

ía vital del 

grupo  que  lo  utilizaba.  Incluso  las  cartas  comunes  que  hoy  conocemos  derivan  del  tarot  antiguo  y  var

ían en 

gran medida debido a sus siglos de utilizaci

ón como instru

mentos de juego. 

A  causa  de  sus  caracter

ísticas  inherentes,  existe  diferencia  entre  las  cartas  inglesas,  alemanas,  i

talianas, 

francesas  y  gitanas.  Sin  embargo,  debido  a  que  cada  una  fue  modificada  para  ajustarla  a  las  propias  con-
vicciones  profundas,  cada  grupo  las  utiliza  exitosamente  para  predecir  la  fortuna,  a  causa  de  la  armoniosa 
correlaci

ón existente entre las cartas y las mentes subconscientes.

 

Por lo general, los historiadores del ocultismo ubican el registro primitivo de las cartas del tarot en el siglo XIV. 
Con  todo,  la  tradici

ón  her

m

ética  sostiene  que  alcanza  a  los  35.000  años  de  antigüedad.  Los  mazos  que 

evolucionaron  en  los  siglos  precedentes  no  se  ajustan  a  las  asociaciones  aut

énticas con la ley universal tal 

cual la investigaban los antiguos sabios. Existe fundada raz

ón para esta discrepancia.

 

Cuando  el  sacerdote  dogm

ático  desapareció,  el  conocimiento  se  man

tuvo  en  secreto.  El  hombre  no  hab

ía 

evolucionado  hasta  un  nivel  donde  pudiera  comprender  el  significado  espiritual  existente  detr

ás  del  sim

-

bolismo, ni hab

ía podido aprender a controlar las fuerzas que lo rodeaban, tanto en el plano físico como en el

 

astral. Manejar la energ

ía oculta es peligroso, a menos que se conozca lo que se hace.

 

Los  custodios  de  este  conocimiento  espiritual  fueron  obligados  a  conservar  esta  informaci

ón  dentro  de  los 

l

ímites  de  las  hermandades  se

cretas,  donde  los  miembros  ingresaban  a  trav

és  de  una  rigurosa  instruc

ci

ón 

espiritual, 

«antes que las verdades les fueran reveladas. De esta forma, los misterios fueron divulgados a los 

aspirantes s

ólo después que éstos pasaron exigencias y rigores para poner a prueba sus mere

cimientos. 

En  esta  Edad  de  Acuario,  los  astronautas  se  hallan  explorando  el  espacio  exterior  y  los  acuanautas  las 
profundidades  del  oc

éano.  El  hombre  ha  evolucionado  hasta  un  alto  nivel  físico,  y  tiene  acceso  o  las  más 

amplias  posibilidades  educativas.  Esta  es  una  era  fant

ástica  para  que  el  hombre  pueda  Investigar  cuanto 

desee sobre s

í mismo y sobre el universo.

 

 

LOS 22 ARCANOS MAYORES 

 

Lo que generalmente dificulta la interpretaci

ón del tarot es el estricto

 

sentido atribuido a cada carta. 

 

 

LA REBELI

ÓN DE LOS TARO

A  continuaci

ón,  y  a  fin  de  facilitar  la  interpretación  de  los  enigmáticos  naipes,  vamos  a  dar  la  magnífica 

s

íntesis que realizara E. Bucheli (Hagal) de las obras de Eteilla, Oudoucet, Eliphas Levi, Papus, Christian y 

Bourgeat. 
 

ARCANO I, EL MAGO CREADOR

 

Esta l

ámina significa habilidad, diplomacia, astucia, voluntad, energía, poder.

 

Explica, en el plano espiritual, el Ente absoluto, que contiene todo y de cual emanan infinitas posibilidades. En 
el plano intelectual, la Unidad, principio de los actos. En el plano f

ísico, el hombre, el más elevado de los entes 

relativos, destinado a elevarse por una perpetua expresi

ón de sus facultades físicas

 

y  morales.  Est

á representado de pie, es la actitud de la voluntad que va a proceder a la acción. Su ropa es 

blanca,  imagen  de  la  pureza  original  o  reconquistada.  Una  serpiente  que  muerde  su  propia  cola  le  sirve  de 
cinto; es el s

ímbolo de la eternidad. Su frente está ceñida por un círculo de oro; el oro significa luz; el círculo 

representa la circunferencia universal en la que gravitan las cosas creadas. La mano derecha del Mago tiene 
un cetro de oro, emblema del mando, y se eleva hacia el cielo, en se

ñal de aspiración a la ciencia, la sabiduría 

y la fuerza. La mano izquierda extiende el 

índice a la tierra para indicar que la misión del hombre perfecto es 

reinar en el mundo material. Este doble gesto explica tambi

én que la voluntad humana debe reflejar aquí, en 

la tierra la voluntad divina, para producir el bien e impedir el mal. Delante del Mago, en una piedra c

úbica, se 

hallan colocados una copa, una espada y un c

írculo (moneda de oro), en el centro del cual está grabada una 

cruz, y la copa significa la mixtura de las pasiones, que contribuyen para la felicidad o la infelicidad, conforme 
somos se

ñores o esclavos. La espada simboliza el trabajo, la lucha por la que se atraviesa, los obstáculos

 

y  las  pruebas  que  el  dolor  nos  hace  sufrir.  El  c

írculo,  señal  de  un  valor  determinado,  representa  las 

aspiraciones y las obras realizadas, el poder conquistado por la perseverancia y la eficacia de la voluntad. La 
cruz,  sello  del  infinito,  que  se  halla  grabada  en  el  c

írculo,  anuncia  la  futura  ascensión  de  este  poder  a  las 

esferas del futuro. 

 

ARCANO II, LA SACERDOTISA

 

Esta l

ámina significa secreto, misterio, ciencia. Expresa en el plano espiritual, la conciencia del Ente absoluto 

que comprende los tres t

érminos de toda manifestación: el Pasado, el Presente y el Futuro.

 

En el plano intelectual, el binario, reflejo de la Unidad; la Ciencia, percepci

ón de las cosas visibles e invisibles.

 

En el plano f

ísico, la Mujer molde (matriz) del hombre y que se une con él para realizar un igual destino.

 

background image

 

El  Arcano  II  es  figurado  por  una  mujer  sentada  en  la  entrada  del  templo  de  Isis,  entre  dos  columnas.  La 
columna que se eleva a la derecha es roja; este color significa el esp

íritu puro y su luminosa ascensión sobre 

la materia. La columna de la izquierda es negra, y figura la noche de caos, la prisi

ón del espíritu impuro a los 

lazos de la materia. La mujer es coronada por una tiara que tiene encima el creciente lunar, y envuelta en un 
velo  cuyos  dobleces  caen  sobre  el  rostro;  tiene en el pecho Ia cruz solar y sobre las rodillas un libro abierto, 
que  cubre  por  la  mitad  con  su  manto.  Este  conjunto  simb

ólico  representa  la  Ciencia  oculta  que  espera  al 

iniciado  a  la  entrada  del  santuario  de  Isis,  para  comunicarle  los  secretos  de la Naturaleza Universal. La cruz 
solar, an

áloga al Lin

-gam hind

ú, símbolo de la unión de los sexos, significa la fecundación de la materia por el 

esp

íritu; ella explica también, como sel

lo del infinito que la Ciencia procede de Dios y es sin l

ímites, como una 

fuente. El velo que envuelve la tiara y cubre el rostro indica que la verdad huye a los ojos de una curiosidad 
profana. El libro un tanto escondido debajo del manto significa que los misterios s

ólo se revelan al solitario, al 

sabio que se concentra en silencio en la plena calma de s

í mismo.

 

 

ARCANO III, LA EMPERATRIZ

 

Esta l

ámina significa germinación, fermentación, incubación, fecundidad, generación, iniciativa.

 

Expresa,  en  el  plano  espiritual,  el Poder Supremo, equilibrado por la inteligencia eternamente activa y por la 
Sabidur

ía  absoluta.  En  el  plano  intelectual,  la  fecundidad  del  Ente.  En  el  plano  físico,  la  Naturaleza  en 

elaboraci

ón; la germinación de los ac

tos que deben nacer de la Voluntad. 

El Arcano III es figurado por la imagen de una mujer sentada en el centro de un sol radiante, coronada de doce 
estrellas; sus pies posan sobre la luna. Es la personificaci

ón de la fecundidad universal. El sol es el em

blema 

del  poder  creador;  la  corona  de  doce  estrellas  representa  las  casas  que  este  astro  recoge,  a

ño  por  año, 

alrededor de la zona zodiacal. Esta mujer es Isis celeste o la Naturaleza; tiene un cetro terminado en un globo; 
es la se

ñal de la acción perpetua sobre las cosas nacidas y que deben nacer. En la otra mano tiene un águila, 

s

ímbolo de las alturas a que puede elevarse el vuelo del espíritu. La luna colocada bajo sus pies representa la 

inferioridad de la Materia y su dominaci

ón por el Espíritu.

 

 

ARCANO IV, EL EMPERADOR

 

Esta l

ámina significa apoyo, estabilidad, poder, protección. Representa un gran personaje.

 

Expresa,  en  el  plano  espiritual,  la  realizaci

ón  perpetua  y  jerárquica  de  las  virtudes  contenidas  en  el  Ente 

Absoluto. En el plano intelectual, la realizaci

ón de las ideas del Ente contingente por el cuádruple trabajo del 

esp

íritu: Afirmación, Negación, Discusión, Solución.

 

En  el  plano  f

ísico, la realización de los actos dirigidos por la Ciencia de la Verdad, el amor a la Justicia, la 

fuerza de la Voluntad y el trabajo de los 

órganos.

 

El  Arcano  IV  es  figurado  por  un  hombre  que  lleva  un  capacete  cuyo  casco  termina  en  una  corona.  Est

á 

sentado  en  una  piedra  c

úbica, figura de lo sólido perfecto, que significa la obra humana realizada. La mano 

derecha eleva un cetro, y la pierna derecha, doblada, ap

óyase en la otra, formando una cruz.

 

El  capacete  coronado  es  el  emblema  de  la  fuerza que conquista el poder. Este dominador posee el cetro de 
Isis,  y  la  piedra  que  le  sirve  de  trono  significa  la  materia  dominada.  La  Cruz  trazada  por  la  posici

ón de las 

piernas simboliza los cuatro elementos y la expansi

ón del poder humano en todos sentidos.

 

 

ARCANO V, EL HIEROFANTE O SUMO SACERDOTE

 

El  arcano  V  significa  inspiraci

ón, indicación, enseñanza; representa un hombre al cual acostumbran dirigirse: 

padre,  m

édico, abogado, etc. Este arcano expresa, en el plano espiritual, la ley universal, reguladora de las 

manifestaciones  infinitas  del  Ente,  en  la  unidad  de  substancia.  En  el  plano  intelectual,  la  Religi

ón,  relación 

entre el Ente absoluto y el Ente relativo, entre lo infinito y lo finito. En el plano f

ísico, la inspiración comunicada 

por las vibraciones del fluido astral; la prueba del hombre por la libertad de acci

ón en el círculo intransponible 

de la ley universal. 
El  arcano  V  es  figurado  por  el  Hierofante  (Maestro  de  los  Misterios  Sagrados).  Este  pr

íncipe de la doctrina 

oculta est

á sentado entre dos co

lumnas del Santuario. Ap

óyase en una cruz de tres barras y traza con el índice 

de la mano derecha, en el pecho, la se

ñal del silencio. A sus pies

 est

án postrados dos hombres, uno vestido 

de  rojo  y  otro  de  negro.  El  Hierofante, 

órgano  supremo  de  la  ciencia  sagrada,  representa  el  Ge

nio  de  las 

buenas inspiraciones del esp

íritu y de la conciencia; su gesto convida al recogimiento para oír la voz del Cielo 

en el silencio de las pasiones y de los instintos carnales. La columna de la derecha simboliza la ley divina; la 
de la izquierda significa la libertad de obedecer. La cruz de tres barras es el emblema de Dios, que penetra en 
los  tres  mundos,  para  hacer  nacer  en  ellos  todas  las  manifestaciones  de  la  vida  universal.  Los  dos  hombres 
postrados, uno de rojo y otro de negro, figuran el genio de la Luz y el de las tinieblas, que obedecen ambos al 
Se

ñor de los Arcanos.

 

 

ARCANO VI, LOS DOS CAMINOS DEL AMOR

 

background image

 

Esta  l

ámina  significa  atracción,  amor,  belleza,  idealismo.  El  arcano  VI  expresa,  en  el  plano  espiritual,  la 

Ciencia  del Bien y del Mal. En el plano intelectual, el equilibrio de la Necesidad y de la Libertad. En el plano 
f

ísico, el antagonismo de las fuerzas 

naturales y el encadenamiento de las causas a los efectos. 

El arcano VI es figurado por un hombre de pie, inm

óvil, colocado en el ángulo procedente de la conjunción de 

dos caminos. Su mirada est

á fija en la tierra. Dos mujeres, una a la derecha y otra a la izquierda, le colocan la 

mano sobre el hombro mostr

ándole uno de los caminos. La mujer colocada a la derecha tiene la frente ceñida 

por  un  c

írculo  de  oro;  ella  personifica  la  virtud.  La  de  la  izquierda  está  coronada  con  hojas  de  parra,  y 

representa  el  vicio tentador. Encima, y atr

ás de este grupo, el Genio de la Justicia, sosteniendo .una aureola 

fulgurante, pone en tensi

ón su arco y dirige al vicio la flecha del castigo. El conjunto de esta escena explica la 

lucha entre las pasiones y la conciencia. 
 

ARCANO VIl, EL CARRO DE OSIRIS

 

Esta l

ámina significa providencia, auxilio, triunfo.

 

Expresa, en el plano espiritual, el Septenario, la dominaci

ón del Espíritu sobre la Naturaleza.

 

En el plano intelectual, el Sacerdocio y el Imperio. 
En el plano f

ísico, la sum

isi

ón de los elementos y las fuerzas de la ma

teria e Inteligencia al trabajo del hombre. 

El  Arcano  VIl  es  figurado  por  un  carro  de  guerra,  de  forma  cuadrada,  cubierto  por  un  palio  estrellado  y 
sostenido  por  cuatro  columnas.  En  este  carro  se  adelanta  un  triunfador  acorazado  trayendo  el  cetro  y  la 
espada  en  las  manos.  Est

á coronado de un círculo de oro con tres penta

gramas o estrellas de oro con cinco 

puntas.  El  carro  cuadrado  simboliza  la  obra  realizada  por  la  Voluntad  que  vence  los  obst

áculos. Las cuatr

columnas  del  palio  figuran  los  cuatro  elementos  sometidos  al  se

ñor  del  cetro  y  de  la  espada.  En  la  faz 

cuadrada que presenta la delantera del carro hay trazada una esfera sostenida por dos alas abiertas, se

ñal de 

exaltaci

ón ilimitada del poder humano en el infinito del espacio y del tiempo. La corona de oro en la frente del 

triunfador significa la posesi

ón del poder intelectual que aclara todos los arcanos de la Fortuna.

 

Las  tres  estrellas  en  que  termina  simbolizan  el  Poder  equilibrado  por  la  Inteligencia  y  la  Sabidur

ía.  Tres 

escuadras est

án trazadas en la coraza; significan la rectitud del Juicio, de la Voluntad y de la Acción dada por

 

la fuerza, de que la coraza es emblema. La espada en elevaci

ón es la señal de la victoria. El cetro remontado 

por  el  tri

ángulo,  símbolo  del  espíritu;  por  un  cuadrado,  símbolo  de  la  Materia,  y  por  un  círculo,  sím

bolo  de 

Eternidad, significa la perpetua dominaci

ón de la inteligencia sobre las fuerzas de la Naturaleza. Dos esfinges, 

una  blanca  y  otra  negra,  se  hallan  amarradas  al  carro.  La  blanca  significa  el  Bien  y  la  negra  el  Mal;  una 
conquistada y otra vencida, ambas hechas siervas del Mago, triunfador de las pruebas. 
 

ARCANO VIII, LA JUSTICIA

 

Ésta lámina significa justicia, equidad, rectitud, equilibrio, plenitud. Expresa, en el plano espiritual, la Justicia 

absoluta. En el plano intelectual, la Atracci

ón y la Repulsión.

 

En el plano f

ísico, la justicia relativa, falible y limitada, que proviene de los hombres.

 

Este  Arcano  es  figurado  por  una  mujer  sentada  en  su  trono, con la frente ce

ñida por una corona; tiene en la 

mano derecha una espada con la punta levantada, y en la izquierda, una balanza. Es el antiguo s

ímbolo de la 

Justicia,  que  pesa  los  actos  y  que  opone  al  mal,  como  contrapeso,  la  Espada  de  la  expiaci

ón.  La  justicia 

emanada de Dios es reacci

ón equili

brante que reconstituye el orden, esto es, el equilibrio entre el derecho y el 

deber. La espada es aqu

í un signo de protección para los buenos y de amenaza para los malos. Los ojos de la 

Justicia  est

án  bien  abiertos,  par

a  mostrar  que  ella  penetra  mucho  m

ás  allá  de  las  razones  parciales  de 

aquellos que se hallan sobre su jurisdicci

ón.

 

 

ARCANO IX, EL ERMITAÑO

 

Esta  l

ámina  significa  prudencia,  protección,  sabiduría,  circunspección.  Expresa,  en  el  plano  espiritual,  la 

Sabidur

ía  absoluta.  En  el  plano  intelectual,  la  Prudencia,  directora  de  la  Voluntad.  En  el  plano  físico,  la 

circunspecci

ón que guía los actos. El Arcano IX es figurado por un anciano que anda apoyado en su cayado y 

lleva una l

ámpara medio escondida bajo el manto. 

Este viejo representa la experiencia adquirida en el trabajo 

de la vida. La l

ámpara sig

nifica la luz de la inteligencia que debe extenderse sobre el pasado, el presente o el 

futuro. El manto que la cubre parcialmente significa discreci

ón. El cayado, el apoyo prestado por la prudencia 

al hombre que no descubre su pensamiento. 
 

ARCANO X, LA RUEDA DE LA FORTUNA

 

Esta l

ámina representa fortuna, destino, elevación, ascensión, supremacía. Expresa, en el plano espiritual, el 

principio  activo  que  vivifica  los  seres.  En  el  plano  intelectual,  la  autoridad  gobernante.  En  el  plano  f

ísico, la 

buena  o  la  mala  fortuna.  El  Arcano  X  es  figurado  por  una  rueda  sujeta  a  dos  columnas  por  un  eje.  A  la 
derecha, Harmanubis, Genio del Bien, se esfuerza por subir al punto m

ás elevado. A la izquierda. Tifón. Genio 

del Mal, es precipitado hacia abajo. 

background image

 

La  Esfinge,  en  equilibrio  en  esta  rueda,  tiene  una  espada  en  sus  garras  de  le

ón.  Representa  al  destino, 

siempre pronto a herir a derecha o a izquierda, y que, conforme la rueda gira sobre su impulso, deja subir a los 
m

ás humildes y derriba a los más altivos.

 

 

ARCANO XI, EL LEÓN DOMADO

 

Esta l

ámina significa fuerza, energía, acción, trabajo, vitalidad.

 

Expresa, en el plano espiritual, el principio de toda fuerza espiritual y 
material. 
En el plano intelectual, la fuerza moral. 
En el plano f

ísico, la fuerza orgánica.

 

El Arcano XI es figurado por la imagen de una joven que cierra con sus 
manos, sin esfuerzo, las fauces de un le

ón. Es emblema de la fuerza

 

que la fe en s

í mismo y la inocencia co

munican a la vida. 

 

ARCANO XII, EL SACRIFICIO

 

Esta l

ámina significa expiación, sacrificio, martirio. Expresa, en el plano espiritual, la Ley revelada. En el plano 

intelectual, la ense

ñanza del deber. En el plano físico, el Sacrificio.

 

El Arcano XII es figurado por un hombre suspendido por un pie a una potencia que se apoya en los horcones 
de dos 

árboles, cada uno de los cuales tiene seis ramas cortadas. Las manos de este hombre están amarradas 

por detr

ás, y el doblez de sus brazos forma un triángulo invert

ido cuyo v

értice es su cabeza. Es la señal de la 

muerte  violenta,  sufrida  por  un  funesto  accidente  o  por  la  expiaci

ón de un crimen o por un acto heroico en 

devoci

ón a la Verdad y a la Justicia.

 

 
Las  doce  ramas  cortadas  representan  la  extinci

ón  de  la  vida,  la  destruc

ci

ón  de  las  doce  principales 

expresiones de la vida humana. El tri

ángulo de vértice invertido simboliza una catástrofe.

 

 

ARCANO XIII, LA MUERTE

 

Esta  l

ámina  significa  muerte,  destrucción,  transformación.  El  Arcano  XIII  expresa,  en  el  plano  espiri

tual,  el 

movimiento perpetuo de la creaci

ón; destrucción o renovación.

 

En  el  plano  intelectual,  la  ascenci

ón del Espíritu a las esferas divinas. En el plano físico, la muerte natural, 

esto es, la transformaci

ón de la na

turaleza humana llegada al t

érmino de su último período. El Arcano XIII es 

figurado  por  un  esqueleto  segando  las  cabezas  en  un  prado,  donde  saltan  a  derecha  e  izquierda  manos  y 
cabezas  de  hombres,  a  medida  que  la  guada

ña  continúa  su  obra.  Es  el  emblema  de  la  des

trucci

ón  y  del 

renacimiento perpetuo de todas las formas del Ser en el dominio del tiempo. 
 

 

ARCANO XIV, LA TEMPERANCIA

 

Esta l

ámina significa metamorfosis, mudanzas, mutaciones.

 

El Arcano XIV expresa, en el plano espiritual, el movimiento perpetuo 
de la vida. 
En el plano intelectual, la combinaci

ón de las ideas que crea la vida moral.

 

En el plano f

ísico, la combinación de las fuerzas de la Naturaleza.

 

El Arcano XIV es figurado por el Genio del Sol, teniendo en las manos dos c

ántaros y derramando de uno en 

otro la savia conductora de la vida. 
Es el s

ímbolo de las combinaciones que se operan incesantemente en todos los reinos de la Naturaleza.

 

 

ARCANO XV, TIFON-BAFOMETO

 

Esta l

ámina significa fuerza mayor, destino, misterio, magia negra, atrac

ciones secretas. 

El Arcano XV expresa, en el plano espiritual, la predestinaci

ón. En el plano intelectual, el misterio. En el plano 

f

ísico, lo imprevisto, la fatalidad. El Arcano XV es figurado por Tifón, genio de las catástrofes, sentado en un 

cubo  que  se  apoya  en  una  esfera  y  haciendo  la  se

ñal  de  la

  magia.  A  cada  lado  y  m

ás  abajo se hallan un 

hombre y una mujer, sujetos uno al otro por un lazo que parte de la cintura de la mujer y va a terminar en el 
cuello del hombre. Es la imagen de la fatalidad que estalla como la erupci

ón de un volcán sobre aquel que se 

deja dominar por las ilusiones de la materia, sea fuerte o d

ébil, grande o pequeño, hábil o ignorante.

 

 

ARCANO XVI, LA FORTALEZA FULMINADA

 

Esta l

ámina significa término, caída, catástrofe, ruina. El Arcano XVI expresa, en el plano espiritual, el ca

stigo 

al orgullo. En el plano intelectual, el desaliento del esp

íritu que intenta penetrar en el misterio de Dios.

 

En  el  plano  f

ísico, las pérdidas de fortuna. El Arcano XVI es figurado por una torre destruida por el rayo. Un 

hombre coronado y un hombre sin corona son precipitados de su cima con los fragmentos de su fortificaci

ón. 

Es el s

ímbolo del conflicto de las fuerzas materiales que pueden destruir o amagar tanto a los grandes como a 

background image

 

los peque

ños, a los reyes como a sus vasallos. Es también el emblema 

de las rivalidades que s

ólo conducen, 

de un lado o de otro, a la ruina com

ún, los proyectos fracasados, las esperanzas desvanecidas, las empresas o 

los emprendimientos que abortan, las ambiciones fulminadas, las muertes por cat

ástrofes.

 

 

ARCANO XVII, LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE

 

Esta  l

ámina  significa  influencia,  ascendencia,  esperanza.  El  Arcano  XVII  expresa,  en  el  plano  espiritual,  la 

inmortalidad. 
En el plano intelectual, la luz interior que alumbra al esp

íritu. En el plano físico, la esperanza.

 

El  Arcano  XVII  es  figurado  por  una  estrella  flam

ígera  de  ocho  rayos,  que  otras  siete  estrellas  rodean, 

deteni

éndose sobre ellas una joven dormida que derrama en la tierra árida los fluidos de la Vida Universal, 

contenidos en dos jarras, una de oro y otra de plata; junto a ella, una mariposa descansa sobre una rosa. Esta 
joven  es  el  emblema  de  la  Esperanza,  que  esparce  su  b

álsamo  sobre  nuestros  días  más  tristes.  Ella  está 

desnuda,  para  representar  que  s

ólo nos resta la esperanza cuando estamos des

pojados  de  todo.  Encima  de 

esta  figura,  la  estrella  flameante  de  ocho  rayos  simboliza  el  apocalipsis  de  los  destinos  cerrados  con  siete 
sellos,  que  son  los  siete  planetas  representados  por  las  otras  siete  estrellas.  La  mariposa  es  la  se

ñal de la 

resurrecci

ón después de la tumba.

 

 

ARCANO XVIII, EL CREPÚSCULO DE LUNA

 

Esta l

ámina representa trabas, temores, sortilegios, hechizamientos, la noche.

 

El Arcano XVIII expresa, en el plano espiritual, los abismos del infinito. En el plano intelectual, las trabas que 
envuelven al esp

ír

itu cuando se somete al dominio de los instintos. 

En el plano f

ísico, las decepciones y los enigmas que a escondidas nos acechan.

 

El Arcano XVIII es figurado por un campo que la luna alumbra vagamente. Una torre se levanta a cada lado de 
un camino que va a perderse en el horizonte. Delante de estas torres est

án un lobo y un perro que ladran a la 

luna. Entre estos dos animales pasa un cangrejo. Estas torres simbolizan la falsa seguridad que nos deparan 
los peligros ocultos, m

ás terribles que los peligros co

nocidos. 

 

ARCANO XIX, EL SOL RADIANTE

 

Esta l

ámina significa claridad, desembarazo, luz, vida espiritual. El Arcano XIX explica, en el plano espiritual, 

el cielo supremo. En el plano intelectual, la Verdad sagrada. En e! plano f

ísico, la felicidad tranquila.

 

El Arcano XIX es figurado por un Sol Radiante que alumbra a dos criaturas, imagen de la inocencia, tomadas 
de la mano, en medio de un c

írculo esmaltado de flores. Es el símbolo de la felicidad que promete la simplici

-

dad de la vida y la moderaci

ón de lo

s deseos. 

 

ARCANO XX, EL JUICIO-RESURRECCION

 

Esta l

ámina significa despertar, sorpresa, destrucción. El Arcano XX representa el pasaje de la vida terrestre a 

la vida futura. Un genio toca la trompeta encima de una tumba que se entreabre. Un hombre, una mujer, una 
criatura, s

ímbolo de la trinidad humana, levan

t

ándose de su tumba. Es la señal de mudanza, que es el fin de 

todo el Bien como del Mal. 
 

ARCANO XXI, EL LOCO

 

Esta l

ámina significa inconsciencia, aberración, perturbación, locura, desvío.

 

El Arcano XXI representa el sentimiento resultante de toda falta. Se ve a un loco, cargado de una alforja llena 
de bagatelas, caminando sin inquietarse con un perro que le muerde la pierna. Dir

ígese sin prestar atención a 

un  precipicio  en  el  que  se  halla  un  cocodrilo  pronto  a  devorarlo.  Este  loco  es  el  s

ímbolo del hombre que se 

torna esclavo de la materia. Los emblemas sagrados que lleva en la alforja, y cuyo valor ignora, 

él los guarda 

con un temor supersticioso, porque le fueron legados por los padres. 
El  perro  es  la  imagen  del  remordimiento  que  impele  al  criminal  a  su  ruina  total,  y  el  cocodrilo  representa  la 
implacable fatalidad que nos hace expiar nuestras faltas. 

 

ARCANO XXII, EL MUNDO

 

El  Arcano  XXII  es  la  s

íntesis  del  Tarot  y  resume  todos  los  Arcanos  Mayo

res  y  Menores;  pero,  como  es  un 

Arcano Mayor, colocamos aqu

í su sig

nificaci

ón.

 

Este Arcano supremo del Magismo es figurado por una joven desnuda que asegura en cada una de las manos 
una baqueta y tiene las piernas cruzadas una sobre la otra (como el Sacrificio de la duod

écima lámina), y está 

en el medio de una elipse. 
En  las  cuatro  esquinas  de  esta  elipse  est

án  figurados  los  cuatro  animales  de  los  Evangelistas  o  las  cuatro 

formas de la Esfinge: el Hombre, el Le

ón, el Toro y el Águila.

 

Este es el signo de que se inviste el Mago, llegado al m

ás alto grado de la iniciación, y que obtiene por medio 

de  la  posesi

ón  de  un  poder cuyos grados ascensionales no tienen otros límites que los de su inteligencia y 

sabidur

ía.

 

background image

 

La l

ámina última del Tarot, El Mundo, es a la vez e

l esquema de la construcci

ón del Tarot. La figura del centro 

reproduce  un  tri

ángulo  (cabeza  y  brazos  extendidos)  encima  de  una  cruz  (piernas  cruzadas),  o  sea  el  sep

-

tenario. 
 

ARCANOS MAYORES DEL TAROT

 

Los 22 Arcanos simbolizan, en s

íntesis:

 

 
I. El Mago 

 Simboliza la Voluntad. 

II. La Sacerdotisa 

 La ciencia que debe guiar a la Voluntad. 

III. La Emperatriz 

 La acci

ón que debe manifestar la Voluntad unida a la Ciencia.

 

IV. El Emperador 

 La obra acabada. 

V. El Hierofante 

 La inspiraci

ón que el hombre recib

e de los poderes ocultos. 

VI. Los dos Caminos 

 La prueba a la cual est

á sometida la Voluntad

 

frente al Bien y al Mal. 
Vil. El Carro de Osiris 

 La Victoria, fruto de la Verdad y la Justicia. VIII. La Justicia 

 El Equilibrio. 

IX. El Ermita

ño —

 La Prudencia que mantiene el Equilibrio. 

X. La rueda de la Fortuna 

 Fortuna buena o mala. 

XI. El Le

ón Domado —

 La Fuerza que cada hombre debe conquistar mediante el desarrollo de sus .facultades 

intelectuales y morales. 
XII. El Sacrificio 

 Muerte violenta, expiaci

ón.

 

XIII. La Muerte 

 Transformaci

ón.

 

XIV. La Temperancia 

 Iniciativa, por la Voluntad, la Ciencia y la Acci

ón combinadas.

 

XV. Tif

ón —

 La Fatalidad, lo imprevisto. 

XVI. La Torre Fulminada 

 Cat

ástrofe, caída, ruina.

 

XVII. La Estrella Resplandeciente 

 La Esperanza que salva mediante 

la Fe. VIII. El Crep

úsculo —

 Decepciones. 

XIX. El Sol Radiante 

 Felicidad terrestre. 

XX. El Juicio 

 Renovaci

ón que cambia el Mal en Bien o viceversa.

 

XXI. El Loco 

 Expiaci

ón.

 

XXII.  El  Mundo 

  Recompensa  del  hombre  que  ha  cumplido  su  misi

ón  en  la  tierra.  Uniendo  entre  sí  el 

significado de las 22 l

áminas, su con

junto compendia la s

íntesis del Magismo así;

 

La Voluntad humana (1), ilustrada por la Ciencia (2) y manifestada por la Acci

ón (3), produce la Realización (4) 

de  un  Poder  del  cual  se  usa  o  se  abusa  seg

ún la buena o mala Inspiración (5) en el círculo trazado por las 

leyes del orden universal. 
Despu

és de haber soportado la prueba (6) impuesta por la Sabiduría Divina, entra, mediante la Victoria (7), en 

posesi

ón de la obra 

que ha creado, constituyendo su Equilibrio (8) sobre el eje de la Prudencia (9), y domina 

las  oscilaciones  de  la  Fortuna  (10).  La  Fuerza  (11)  del  hombre  santificado  por  el  Sacrificio  (12),  que  es  la 
ofrenda voluntaria de uno mismo sobre el altar de la abnegaci

ón o de la expiación, triunfa de la muerte y de su 

divina Transformaci

ón (13), y elevándola más allá de la tumba, en las regiones de un progreso infinito, opone 

la realidad de una inmortal iniciativa (14) a la mentira eterna de la Fatalidad (15). El curso del tiempo se mide 
con  ruinas,  pero  m

ás allá de cada Ruina (16) se ve aparecer de nuevo la aurora de la Esperanza (17) o el 

crep

úsculo de las Decepciones (18). El Hombre desea siempre lo que no tiene, y el Sol de la Dicha (19) se 

levanta  para 

él detrás de la tumba, después de la Renovación (20) de su ser por la muerte, que le abre una 

esfera m

ás alta de voluntad, de inteligencia y de acción. La Voluntad que se deja gobernar por los instintos del 

cuerpo,  abdica  su  libertad  y  se  consagra  a  la  Expiaci

ón 

(21)  de  su  error  o  de  su  falta.  Contrariamente,  la 

voluntad  que  se  une  con  Dios  para  manifestar  la  Verdad  y  conseguir  la  Justicia,  entra,  a

ún en esta vida, a 

participar del Poder Divino sobre los seres y las cosas. Recompensa (22) eterna de los esp

íritus libres. ¡Jamás 

libro alguno expres

ó en sus páginas lo que este Oráculo mudo en sus 22 láminas!

 

 

ARCANOS MENORES 

 

XXIII, REY DE BASTO

 

S

ímbolo del poder adquirido por el mérito y el trabajo. Es emblema de la protección de personas altamente 

colocadas. Actividad, energ

ía, experien

cia, conquista, prudencia. 

 

XXIV, DAMA DE BASTO

 

S

ímbolo de nacimiento en elevada posición o de protección de señora de la alta sociedad. Victoria después de 

las dificultades. 

Éxito en empresas.

 

 

XXV, CABALLERO DE BASTO

 

background image

 

Altos empleos; lucha por conquistar una posici

ón; poder adquirido a costa de esfuerzos y luchas. Peligros por 

causa de indecisi

ón. Viajes y se

paraci

ón.

 

 

XXVI, SOTA DE BASTO

 

Fracasos  por  combinaciones  err

óneas. Profesiones mediocres. Mal empleo de las facultades. Criad

o,  aviso, 

advertencia. Un enamorado. Buenas noticias. 
 

XXVII, DIEZ DE BASTO

 

Ciudad  extranjera:  pa

íses  lejanos.  Significa  prosperidad,  ganancias,  éxito.  Viajes  y  empresas  que  tienen 

probabilidades de 

éxito. Reputación por las artes o las ciencias. Recompensa al mérito. Hechos que reportarán 

alegr

ía y seguridad. Poderío.

 

 

XXVIII, NUEVE DE BASTO

 

Esta  l

ámina  significa  atraso, obstáculos, suspensión, demora, contrarie

dades.  Dinero  por  recibir  proveniente 

del  trabajo.  Expresa,  adem

ás,  emprendimientos  científico

s  o  misteriosos,  que  requieren  mucha  prudencia  y 

discreci

ón, para realizarlos con éxito. Tardanza del éxito.

 

 

XXIX, OCHO DE BASTO

 

Simboliza  el  campo,  la  agricultura,  bienes  inmuebles,  diversiones,  alegr

ía.  tranquilidad.  Felicidad  segura. 

Viajes por motivo de negocios o dinero. Empresas que pueden acarrear luchas y discusiones, pero que tendr

án 

éxito. También, revoluciones.

 

 

XXX, SIETE DE BASTO

 

Poder o duda. Discusi

ón, conferencia, conversación, comercio, negocio, correspondencia. Empresas que traen 

lucro. Posesi

ón de los medios para el triunfo. Es emblema de la materia sometida a las combinaciones de la 

inteligencia. Presagia triunfos y 

éxitos.

 

 

XXX, SEIS DE BASTO

 

Obst

áculos, embarazos, atrasos, indecisión; fracaso en lo que se emprende, por falta de voluntad, firmeza o 

perseverancia. Representa tambi

én al cria

do, al empleado. Restricci

ón, temor.

 

 

XXXII, CINCO DE BASTO

 

Concurso  de  circunstancias  favorables  al 

éxito.  Aconseja  serenidad  y evitar la cólera, el orgullo y las bajas 

pasiones. Significa, adem

ás, lu

jo, opulencia, riqueza, abundancia. 

 

XXXIII, CUATRO DE BASTO

 

Realizaci

ón  de  los  emprendimientos;  empresas  serias y estables. Empre

sas;  tambi

én descanso, asociación, 

alianza, reuni

ón, contratos, éxito y adelanto.

 

 

XXXIV, TRES DE BASTO

 

Innovaciones  felices,  esp

íritu  de  invención,  comienzo  de  éxito  en  las  em

presas,  descubrimientos,  esfuerzo, 

hallazgo. 
 

XXXV. DOS DE BASTO

 

Significa obst

áculos imprevistos, divisiones y discusiones en las empresas;

 

temor, disgusto, desolaci

ón, dolencias, aflicciones, melancolía

; en una palabra, sufrimiento f

ísico.

 

 

XXXVI, AS DE BASTO

 

Inteligencia  creadora;  empresas  que  traen 

éxito, trabajos útiles, dinero, herencia, fortuna próxima, comienzo, 

creaci

ón, éxito financiero.

 

 

XXXVII. REY DE COPAS

 

Se

ñala amistad sincera, benevolencia de un hombre de posición. Hombre rubio, honesto y probo que le será 

muy  servicial.  Caracteriza  al  hombre  justo  de  buena  situaci

ón. A una mujer indica probable casamiento con 

persona de alta posici

ón y rica.

 

 

XXXVIII. DAMA DE COPAS

 

Presagia para todas las personas en general, amistad de se

ñora de posi

ci

ón. Para un hombre, matrimonio rico 

y feliz. Representa a una mujer rubia, virtuosa, amante y de situaci

ón buena.

 

 

XXXIX, CABALLERO DE COPAS

 

background image

 

10 

Representa  este  Arcano  rivalidades  en  amor,  luchas  por  causa  de  una  mujer;  retraso  en  el  matrimonio; 
propuesta, convite, viaje, aproximaci

ón, lle

gada, acogimiento. 

 

XL. SOTA DE COPAS

 

Amores  infelices  y  traiciones  de  falsos  amigos,  matrimonio  infeliz  y  grandes  contrariedades  en  los  afectos. 
Representa  esta  l

ámina a un

  joven  rubio y listo. Tambi

én expresa trabajo, reflexión, observación. Anuncia la 

llegada de un joven servicial o de un militar muy amigo. 

 

XLI, DIEZ DE COPAS

 

Vida  feliz  y  rodeada  de  cari

ño; familia numerosa, muchos amigos y nume

-rosos amores en la juventud, pero 

conservando siempre el primer amor. Se

ñala también alegría, regocijo, así como ciudad, país o habitación.

 

 

XLII, NUEVE DE COPAS

 

Aconseja prudencia en los deseos y en la elecci

ón de relaciones, aunque todo sea favorable. Celibato, amores 

extra

ños, u

ni

ón con viejo o persona viuda. Por otro lado, es significativo de triunfo, prosperidad, fe, verdad y 

lealtad. 
 

XLIII, OCHO DE COPAS

 

Favorable a los negocios, pero amenaza peligros de esc

ándalo en el amor;

 

pasiones  violentas,  relaciones  ocultas,  divorcio,  casamiento  infeliz,  peligro  de  seducci

ón.  Temor,  modestia, 

alegr

ía, satisfacción.

 

 

XLIV, SIETE DE COPAS

 

Felicidad por el encuentro de una mujer amorosa despu

és de muchas lu

chas y peripecias; 

éxito por medio de 

una mujer. Significa, adem

ás, enten

dimiento, reflexi

ón, pensamiento, alma, espíritu.

 

 

XLV, SEIS DE COPAS

 

Mala  elecci

ón  para  el  matrimonio  por  influencia de parientes; ruptura o abandono; varias uniones al mismo 

tiempo. Representa el pasado y tambi

én nuevos conocimientos, nuevas relaciones, nuevo medio.

 

 

XLVI, CINCO DE COPAS

 

Al  hombre  se

ñala  peligros  por  una  mujer;  a  una  joven,  peligro  de  seduc

ci

ón.  En  amores,  en  general, 

contrariedades y cuestiones. Por otra parte, patrimonio, herencia, testamento, donativo. 
 

XLVII. CUATRO DE COPAS

 

Aproximaci

ón  de 

una  gran  alegr

ía;  amores  durables  y  sólidos;  realización  de  esperanzas,  amistades  útiles. 

Parentesco, familia, medio social. 
 

XLVIII. TRES DE COPAS

 

Nuevos afectos; ternura, poes

ía; amor casto por una joven; realización de esperanzas. Además, victoria, alivio 

de dolencias, realizaci

ón, expedición, descubrimiento, hallazgo, conclusión, ciencia, éxito.

 

 

XLIX, DOS DE COPAS

 

Simpat

ía, atracción, amor, pasión, inclinación, concordia, unión, benevolen

cia. Pero casi siempre, cuando esta 

l

ámina expresa al amor, trae

 consigo 

rivalidades y obst

áculos.

 

 

L, AS DE COPAS

 

Se

ñala  en  amor  peligro  de  seducción,  violenta  e  invencible  pasión.  Repre

senta  tambi

én  los  alimentos,  la 

nutrici

ón; fiestas; convites; la residencia, la casa; perseverancia,, coraje, asiduidad.

 

 

LI. REY DE ESPADA

 

Enemigos  fuertes  entre  militares.  Fortuna  en  la carrera militar o en la magistratura. Representa a un hombre 
de leyes, juez, m

édico, consejero, abogado, etc., con el cual habrá que vérselas por exigirlo los negocios.

 

 

LII, DAMA DE ESPADA

 

A una joven, traici

ón de la persona a quien ama. Señala viudez, pobreza, privaciones; caracteriza a una mujer 

triste,  que  puede  ser  viuda  o  sufrir  estancamiento  en  sus  negocios.  Tambi

én, odios femeninos, chismes de 

mujeres y luchas por su causa. 
 

LIII, CABALLERO DE ESPADA

 

background image

 

11 

Por un lado, cr

ítica, agresión, calumnia, oposición, resistencia, y por otro, aptitud para la carrera de las armas, 

pero con peligro de muerte por ella. Peligro por el fuego o por enemigos ocultos, luchas con personas de po-
sici

ón.

 

 

LIV, SOTA DE ESPADA

 

Peligros graves por enemigos encubiertos y visibles, que hasta pueden traer el asesinato o la muerte p

ública. 

Traici

ón, cálculo, espía, vigilancia, etcétera.

 

 

LV, DIEZ DE ESPADA

 

Disgustos,  dolencias,  infortunios,  alternativas  y  p

érdidas  en  el  lucro;  su

frimientos,  aflicciones,  l

ágrimas, 

tristezas. 

 

LVI, NUEVE DE ESPADA 

Aconseja  prudencia  y  discreci

ón  para  vencer  en  los  obstáculos.  Luchas,  peligro  de  muerte  o  de 

envenenamiento, dolencia grave, enemistades de poderosos. Atraso en negocios, decepci

ón, dese

nga

ño.

 

 

LVII, OCHO DE ESPADA

 

P

érdida  de  pleitos  o  procesos;  ansiedad,  disgustos,  condena;  combate,  conflicto,  crítica,  posición  dudosa. 

Malas noticias. 
 

LVIII. SIETE DE ESPADA

 

Cat

ástrofe  imprevista,  caída  de  lugares  elevados,  pérdida  de  posición  y  luchas.  Esperanzas  fallidas. 

Tormentos, preocupaci

ón.

 

 

LIX, SEIS DE ESPADA

 

Luchas contra la adversidad; tentaciones, disgustos por falta de firmeza y de iniciativa. Se

ñala también viaje, 

paseo, camino, indecisi

ón, inesta

bilidad. Sin embargo, es favorable a viajes y noticias. 

 

LX, CINCO DE ESPADA

 

Peligro  de  fatalidad  por  una  mala  idea;  ideas  fijas  que  pueden  llevar  al  suicidio,  la  venganza,  el  asesinato. 
Marca, adem

ás, deshonra, seducción, in

felicidad, desperdicio, p

érdida, falsedad, robo, engaño.

 

 

LXI, CUATRO DE ESPADA 

Alejamiento de la vida social a consecuencia de contrariedades y disgustos. Seguridad, vigilancia, econom

ía, 

retiro,, soledad. 
 

LXII, TRES DE ESPADA

 

Controversias, luchas y disgustos; embarazo en las empresas; incidentes, atraso, desprecio, horror, antipat

ía, 

aversi

ón; apartamiento, ausencia, par

tida. 

 

LXIII, DOS DE ESPADA

 

Fuertes luchas por motivos de asociaciones; protecci

ón contra los enemi

gos; rivalidad, pero tambi

én simpatía, 

atracci

ón, cariño, afabilidad, ternura, benevolencia.

 

 

LXIV, AS DE ESPADA

 

Grandes luchas, pero emprendimientos que se realizar

án a pesar de los obstáculos. Éxito en el amor, pasión 

fuerte, ventajas obtenidas a la fuerza, encadenamiento, conquista, relaciones. 

 

LXV, REY DE OROS 

 

Protecci

ón  y  ascensión  por  la  ayuda  de  un  h

ombre  rico.  Para  las  mujeres,  protecciones  de  importancia  y 

casamiento  con  persona  de  fortuna.  Representa  este  Arcano  a  un  hombre  rubio,  que  puede  ser  profesor, 
negociante o banquero. 
 

LXVI, DAMA DE OROS

 

Para  un  hombre,  fortuna  por  la  protecci

ón  de  señoras  influyentes,  o  tam

bi

én  casamiento  feliz  y  rico. 

Representa a una se

ñora o joven rubia, y ex

presa seguridad, libertad, riqueza, lujo, opulencia. 

 

LXVIl, CABALLERO DE OROS

 

Esta l

ámina promete éxito y conquista de fortuna a toda costa, pero con grandes lu

chas. Se

ñala para el final 

paz y tranquilidad. Anuncia visita, llegada inesperada, intereses, lucro, ganancias y ventajas. 
 

background image

 

12 

LXVIII, SOTA DE OROS

 

Noticias  favorables  sobre  asuntos  monetarios;  actividad  en  las  ocupaciones.  Generosidad,  ocupaciones, 
trabajo, aplicaci

ón, noticias, mensajes. Representa a un joven.

 

 

LXIX, DIEZ DE OROS

 

Éxito en propiedades, tierras, casas; adquisición de bienes por el trabajo. Además, familia, residencia, casas, 

bienes inmuebles, mudanzas, alegr

ía, retribución, dinero o ganancia

s. 

 

LXX, NUEVE DE OROS

 

Fortuna  obtenida  por  fallecimiento,  o  por  estudios  cient

íficos y fuentes extrañas. Aunque marca un pequeño 

atraso en los negocios, promete 

éxito, realización y seguridad.

 

 

LXXI, OCHO DE OROS

 

Posici

ón sujeta a dificultades; muchas esperanzas, pero resultados medio

cres; peligro de robo. Por otra parte, 

empleo, contestaci

ón, posición, pro

ceso. 

 

LXXII, SIETE DE OROS

 

Se

ñala  este  Arcano  fortuna  adquirida  por  el  trabajo  personal.  Es  significa

tivo  de  buenas  noticias;  negocio, 

especulaci

ón,

 riqueza, compras, dinero. 

 

LXXIII, SEIS DE OROS

 

Anuncia  bienes  inesperados,  pero  con  peligro  de  perderlos  por  amistades  falsas.  Aspiraciones,  deseos, 
ambiciones y esperanzas. 
 

LXXIV, CINCO DE OROS

 

Prodigalidad, disipaci

ón, ideas variables Es significativo, además, de idea, inspiración, pensamiento.

 

 

LXXV, CUATRO DE OROS

 

Fortuna  estable;  adquisici

ón  segura  de  riquezas.  Expresa  esta  lámina  gene

rosidad,  recompensa,  herencia, 

beneficio, legados. 
 

LXXVI, TRES DE OROS

 

Fortuna  estable;  adquisici

ón  segura de riqu

eza.  Expresa  esta  l

ámina gene

-el  trabajo.  Celebridad,  renombre, 

nacimiento, nobleza, grandeza de alma. 
 

LXXVII, DOS DE OROS

 

Fortuna dividida, pero probabilidades de asociaci

ón productiva; embarazos e impedimentos; correspondencia, 

carta, billete, obst

áculos.

 

 

LXXVIII, AS DE OROS

 

Promete  honra  y  fortuna  a  quien  lleva  vida  irreprensible.  Significa  oro,  alegr

ía,  regocijo  perfecto,  felicidad, 

éxtasis.

 

 
 
Tome  las  cartas  del  tarot.  Lo  exhortamos  a  utilizar  la  espl

éndida  oportu

nidad  para  la  investigaci

ón  que  su 

lectura  proporciona.  Desde  el  punto  de  vista  del  desarrollo  personal,  usted  puede  emplear  las  cartas  para 
acelerar  su  propio  progreso  o  el  de  cualquiera  a  quien  se  las  lea.  Con  un  m

ínimo  de  estudio,  práctica  e 

investigaci

ón personal, usted hallará, sin duda, que aplicar la lectura del tarot puede proporcionarle elevación 

espiritual, un nuevo y mejor modo de vivir, o el propio deseo de su coraz

ón. 

 

 
 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA 

EL  TAROT 

  Mouni  Sadhu.  Curso  contempor

áneo de la quintaesencia del ocultis

-mo  herm

é

tico.  1"  edici

ón 

argentina de la 2

° edición inglesa. 520 páginas, for

-mato 16 x 23, 62 grabados con los 22 Arcanos Mayores. 

LA CABALA DE PREDICCI

ÓN —

 Jes

ús Iglesias Janeiro. 5ta. edición, formato 16 x 23, 130 grabados, los 78 

Tarots Egipcios en cartulina para recortar, 400 p

á

ginas de texto. 

EL TAROT DEL ANTIGUO EGIPTO 

 Doris Chase Doane y King Keyes. Simbolismo m

ágico y claves para su 

interpretaci

ón.  1°  edición  argentina  de  la  segunda  edición  en  inglés,  formato  16x23,  profusamente ilustrado 

con diagramas y los Tarots. Adem

ás un complemento con los 78 Tarots.

 

EL  TAROT  DE  LOS  BOHEMIOS 

  Papus  (Dr.  Encausse).  Clave  absoluta  de  la  ciencia  oculta.  2

° edición, 

formato 14x20, 296 p

áginas, 153 grabados, diagramas y tablas.

 

background image

 

13 

LA CABALA M

ÍSTICA —

 Dion Fortune, 3

° edición, 296 páginas, formato 14x20, 3 diagramas.

 

LA  CREACI

ÓN  PERENNE  —

  Lu  Beca.  Comentarios  del  Sepner  Yezirah.  Interpretaciones  B

íblicas,  del 

Alfabeto  Hebreo  y  de las l

áminas del Tarot. Deducciones metafísicas y morales. Aplicaciones astrológicas 1° 

edici

ó

n formado 14x20, 21 grabados, 332 p

áginas

 

EL  PODER  OCULTO  DE  LOS  N

ÚMEROS —

  E.  Bucheli  (Hagal).  Los  n

úmeros, sus principios, sus leyes, su 

aplicaci

ón  práctica  en  la  vida.  El  Tarot  o  Libro  de  los  Misterios  de  la  Vida  y  sus  78  Arcanos  explicados. 

Sistemas  de  numerolog

ía y cábala numérica. 5° edición, formato 14x20, 232 páginas. 6 grabados y diver

sas 

tablas. 
LA  ARCANA  DE  LOS  N

ÚMEROS  —

  Jes

ús  Iglesias  Janeiro.  4°  edición,  formato  14  x  20,  310  páginas,  70 

grabados, diagramas y tablas. 
LA  CONCIENCIA  DE  LOS  N

ÚMEROS

 

  Jes

ús Iglesias Janeiro. 5° edición, formato 14x20, 294 páginas, 32 

grabados, diagramas y tablas. 
DOGMA Y RITUAL DE ALTA MAGIA 

 Eliphas Levi. 4

° edición, formado 16x23, 320 páginas 51 grabados y 

vi

ñetas.

 

EDITORIAL KIER