Historia y evolucion de la numerologia

HISTORIA DE LA NUMEROLOGÍA

tarot sms y consultas tarot x sms

Numerología

La numerología es una ciencia esotérica que trabaja sobre conocimientos que establecen una relación mística entre los números y los seres vivos junto con las fuerzas físicas. Fue popular entre los primeros matemáticos, pero no se la considera ya disciplina matemática. En numerología, se dice que los números son uno de los conceptos humanos más perfectos y elevados. Según los que la practican, la numerología es la disciplina que investiga la vibración secreta de ese código y enseña a utilizar los números en nuestro beneficio, por medio del estudio de su influencia sobre personas, animales, cosas y eventos.

En el año 530 AC, Pitágoras, filósofo griego, desarrolló en forma metódica una relación entre los planetas y su vibración numérica. Le denominó "la música de las esferas”. Mediante su método de numerología descubrió que las palabras tienen un sonido que vibra en consonancia con la frecuencia de los números como una faceta más de la armonía del universo y las leyes de la naturaleza. Pitágoras dijo: "El mundo está construido sobre el poder de los números".

La Numerología Esotérica es el arte y la ciencia de comprender la significación espiritual de toda manifestación. La importancia de la Numerología radica en el valor cuantitativo del número. A cada número se le asocia un concepto arquetípico de nuestros valores terrenales. En numerología no existen números mejores que otros, todos tienen una finalidad y una importancia en algún momento de nuestras vidas, o bien definen una situación o una circunstancia tanto feliz como penosa pero también definen la actitud en consecuencia. Los caminos son muchos, la vía adecuada no siempre hay tantas.

Pitágoras ensañaba: "la Evolución es la ley de la Vida; el Número es la ley del Universo; y la Unidad es la ley de Dios." Enseñaba que los números difieren de los signos. Los números representan cantidades.

Los números operan en el plano espiritual, mientras que los signos sirven para medir las cosas en el plano material. Para una persona hay varios números asociados, a través  de nuestro nombre y fecha de nacimiento se pueden realizar determinadas cuentas que le permiten saber a cada persona distintos aspectos claves de su vida. La numerología no es un conocimiento adivinatorio sino que la información que se obtiene es el resultado de cálculos e interpretaciones de los mismos.  Hay tres números para cada persona: el número Psíquico, el número del Destino y el número del Nombre. Todos ellos trabajan de modo diferente en cada cuerpo humano.

 

Mediante un estudio numerológico se pueden comprender las situaciones de vida por las que se ha transitado y las potencialidades que se pueden desarrollar incorporando las energías adecuadas. Pero los números no solo están presente en nosotros sino también en todo lo que nos rodea: un número de teléfono, una matrícula o el número de la calle y en el piso en que vivimos o la empresa que dirigimos o en la que trabajamos.

Todo es reducible a cifras y esto también se puede aplicar a una iniciativa empresarial o comercial. Cuando alguien pronuncia el nombre de una empresa genera una reacción en el que lo escucha.

Evoca una imagen, un sentimiento o una impresión. Si es una marca conocida los atributos históricos de esa marca son importantes, pero la vibración sonora que emite al ser nombrada impacta en la manera de reaccionar del posible cliente, proveedor o empleado y eso pasa también con los nombres de los productos o marcas. Como la base estructural de la resonancia musical es la matemática quiere decir que las diferentes combinaciones de números harán un sonido más armonioso que otro, más magnético o más rechazado. Con la numerología aplicada por ejemplo a una  empresa podemos ver a través del nombre de la misma, de los acrónimos por los que es conocida y la fecha de creación y registro cuales son las vibraciones matemáticas que van a incidir en ella, ya sea de cara a la actividad como de cara a los empleados o sus clientes.

El nombre de una persona, de una casa, de una empresa representa su personalidad la que está en sintonía con el número resultante del estudio de ese nombre.

La Numerología entonces es la ciencia o disciplina que se basa en la existencia y trascendencia de los números. A través de ella, se puede llegar a conocer detalles de un ser tales como: personalidad (virtudes y defectos), cómo se muestra a los demás, qué valores ha heredado de sus padres, qué viene a desarrollar o aprender en esta vida y muchas más. A través de ella, también es posible averiguar qué le depara el futuro o que cosas serán más importantes durante éste o aquel periodo de su vida.

La numerología es otra herramienta de conocimiento que nos permite ver las capacidades que cada ser tiene y de que manera ponerlas en acción para el bien mutuo. También nos puede mostrar aquellas cosas a trabajar más interiormente para no llegar a enfermedades o lo que llamamos problemas. El estudio de la numerología es muy profundo y no es lo mismo un número en un nombre que en una casa. Veamos la energía general de cada número.

El número  UNO   1

 

El uno es la causa primera, es la esencia, el movimiento, la voluntad de ser y de existir, de participar, la acción como manifestación de identidad.  Representa la vida, la inteligencia, la creación, la afirmación lo auténtico, la unidad y la individualidad. Representa al ser que actúa carente de necesidad, el que inicia la búsqueda de la experiencia.

Es el espíritu primordial, cuya necesidad es la creatividad sin dirección definida, es el líder, el valor, el atrevimiento, la necesidad de conocer. Es signo de actividad y de desgaste, y por ello contiene el principio y el fin. Simboliza la luz, la energía, el calor, la fuerza, la actividad. Los seres humanos regidos por el uno se rigen por la convicción, por unos códigos, por unas leyes, por la autoridad, teniendo gran capacidad para seguir las órdenes. Manifiestan integridad y fortaleza. Representa al hombre. El poder generador y su capacidad constructiva.  En este número tenemos profesiones de gran importancia para la preservación de la vida y la cultura, policías, militares, bomberos, y todos aquellos que arriesgan la vida por la seguridad de las personas de su entorno.  El regente del número uno es el SOL, el color con el cual se lo asocia es el Blanco, el metal el Oro,  nota musical Do y las piedras preciosas Diamante y rubí.

El número  DOS  2

 

Es la causa segunda, la forma, la imagen, el reflejo de la energía del uno, aquello que es impregnado y penetrado por el uno. Representa la receptividad, lo pasivo y el equilibrio de las fuerzas pero también lo opuesto, lo contrario o antagónico. La dualidad de la esencia, la polaridad, el dos es en realidad una gradación del uno, se podría considerar la mínima expresión de uno, lo que, supone una manifestación totalmente distinta, y un efecto generalmente opuesto. Representa la confrontación, la dialéctica y es índice de tensión.  Los seres humanos que están bajo la influencia del dos son sociables, conciliadores, con gran sentido de la familia, y buscan por todos los medios la tranquilidad, el vivir en paz, de forma simple y sin complicaciones. Estas personas dan gran importancia al trabajo, son objetivos y actúan con decisión y gran capacidad resolutiva. Aquí encontramos a las personas que buscan una vida laboralmente tranquila cuyas pautas las marca la naturaleza, como ganaderos, agricultores, pescadores, y todos aquellos cuya función laboral está en sintonía con lo más esencial de la vida como la alimentación, el vestido, el calzado, los muebles, la construcción.  Su regente es la Luna, se lo asocia con el  color Violeta, con el metal Plata, la nota musical Re, las piedras preciosas: Cristal, ópalo y perla.

 

El número  TRES    3 

 

Es la causa tercera, el movimiento, la variedad, el contacto, la comunicación y la multiplicidad. Es la expresión de la voluntad en su forma y con un sentido determinado dentro de marco general.  Todo movimiento aporta una fuerza de  compensación que es la que confiere equilibrio, si cesa el movimiento se pierde el equilibrio, por ello la vida se caracteriza en básicamente por la capacidad de movimiento. Los seres humanos guiados por el dos desarrollan el entendimiento, realizan funciones sociales de cohesión estableciendo vínculos hasta los confines de la propia sociedad, gustan de la conversación, la pluralidad de ideas, de la compañía, la divulgación, los libros y el debate. Muchas veces se dejan llevar por la inercia lo que da apariencia de facilidad, sin embargo, están continuamente sometiendo a pruebas de todo tipo e iniciando nuevas actividades. Su alta percepción les permite integrarse de forma muy favorable en el entorno siendo su actividad una ayuda imprescindible para los demás. Son personas muy inquietas y nerviosas, probablemente les falte tomarse las cosas más despacio.  Encontramos aquí a gente que vive en constante movimiento, transportistas, conductores, empleados de correos, y todos aquellos viven de una profesión relacionada con la comunicación, la palabra y los escritos, periodistas y abogados.  Su regente es Júpiter, se lo asocia con el color Púrpura, con el metal, Estaño, con la nota musical  Mi. Y con las piedras preciosas Amatista y turquesa.

El número   CUATRO    4

 

La causa  cuarta es el equilibrio que confiere sentido a la existencia, es la pausa necesaria después del movimiento para que la acción conlleve una realización y una dirección. Simboliza la seguridad necesaria que requiere la conciencia para su existencia, las búsqueda del equilibrio es instintiva e inherente a toda la naturaleza, al igual que los ecosistemas tienen que estar equilibrados y bien compensado para evitar su extinción, el cuatro manifiesta convicción, perseverancia y firmeza.  Las personas que vibran bajo el cuatro fijan sus objetivos dentro de un marco grupal o social, son personas muy productivas y participativas socialmente, tienen sentido del estatus y rango social, de tendencia conservadora están abiertos a pequeños pasos progresistas, precisan que las innovaciones se den poco a poco con tiempo necesario para asimilarlos e integrarlos.   Encontramos bajo este número a personas que trabajan en grupo en contacto directo con el público, negocios familiares, comercio de alimentación, muebles, decoración y relacionado con la estética.   Su regente es Urano. Se asocia a este número con el color Rojo oscuro, con los metales   Uranio y radio, con la nota musical Fa y con las piedras preciosas: Lapislázuli y ámbar.

El número  CINCO   5

 

La causa quinta es la energía que se proyecta en todo el proceso de la creación y da lugar a la inteligencia que guía el proceso creador con el fin de expresar la conciencia. Es la capacidad de adaptación que tiene la vida y la naturaleza en cualquier ambiente hostil capaz de transformarlo y hacer de él un lugar habitable mediante una gestión impecable de la energía. Son personas con intensos sentimientos que culminan con una intachable sensación de seguridad en la acción y una capacidad operativa que ningún otro es capaz de tener. Son personas de confianza, dedicadas a los demás, aunque muchas veces no lo aparentan o se mantienen en el anonimato. Los seres humanos inspirados por el cinco son ingeniosos y tienen ciertos talentos innatos que deben de desarrollar para una completa realización, son seres muy dinámicos capaces de cambiar de dirección sin esfuerzo gracias a una mente libre y lucida que da valores relativos a las diferentes áreas de la vida. Es posible que huyan de las obligaciones y cualquiera atadura moral o material. Gustan del viaje y de la aventura. No suelen saber lo que buscan, sin embargo, encuentran lo que necesitan.  En el cinco encontramos a profesionales liberales y empresarios, escritores, filósofos, artistas, editores, publicistas y organizadores de eventos.  Su regente es Mercurio. Se asocia a este número con el color amarillo, con el metal azogue, con la nota musical Sol y con las piedras preciosas azogue e imán.

 

El número  SEIS   6

 

La causa sexta es la simplicidad, una vez la conciencia encuentra su expresión vital tiende a economizar el gasto energético, representa lo auténtico, lo necesario, lo adecuado y el correcto intercambio, el trueque en todos sus sentidos y aspectos, evitando la gratuidad que se puede atribuir al número anterior. Las personas impresas por el seis buscan la perfección, y mejoran su conducta y actividad mediante una clara percepción de los detalles, de las cosas cotidianas pero que son muy importantes para un buen vivir, se centran en la normalidad, buscan la realización mediante la rutina y los hábitos que tienden a crear pautas de estabilidad.

Su función social es imprescindible y altamente productiva dada su dedicación a los demás, siempre eso si, mediante una compensación equitativa. El trabajo para estas personas es signo de responsabilidad y asumen dichas obligaciones con gran dignidad, su salud dependerá de la satisfacción emocional y moral que aporte el trabajo. No gustan de la especulación ni las complicaciones, existe una tendencia conservadora que tiende a evitar los cambios y lo desconocido, tampoco pretenden destacar pues están a gusto con las pequeñas comodidades y gratificaciones de la cotidianeidad. En este número tenemos a muchos empleados en funciones administrativas (instituciones),  fábricas, tiendas, técnicos de todo tipo y personal sanitario.  Su regente es Venus. Se asocia a este número con el color Azul, con los metales: Cobre, bronce. Con la nota musical La, y con las piedras preciosas: Esmeralda y zafiro.

El número  SIETE    7

 

La séptima  causa es la ley, la reglas que rigen el universo, la información implícita en el mundo y que nos permite entenderlo dentro de los límites de nuestra inteligencia, cuyo entendimiento llamamos conocimiento, o sea, conocemos dicha información, cuanta más información adquirimos mayores conocimientos tenemos, más leyes consideramos,  y eso es evidente en todas las facetas de la vida. Es el número del conocimiento sagrado,  de la ciencia y la magia. Las personas que tienen al número siete como guía en su vida manifiestan Auto confianza, Convencimiento,  Influencia y fluidez. Mentalmente proporciona concentración  y contemplación.  Se caracterizan por la ideación, visión e Imaginación, aunque suelen sufrir al de exageración y desmesura. Probablemente uno de los mayores defectos sea la autosuficiencia.   Aquí encontramos a  investigadores, filósofos, maestros, escritores y profesionales independientes.  Su regente es Neptuno. Se asocia a este número con el color magenta, con el metal platino, con la nota musical Si. Y con las piedras preciosas: Aguamarina, coral y marfil.

 

El número   OCHO    8 

 

La causa octava es el poder, la capacidad de controlar y organizar el entorno, la materia y transformarla en función de los propios intereses, este número representa la justicia de un orden determinado. Es número asociado a la ley de la causa y efecto y al eterno retorno, simboliza las  limitaciones a las que nos somete el tiempo, pero también a su naturaleza infinita.  Las personas sujetas a este número son ambiciosas, y destacan por su gran capacidad para imponerse sobre los demás, no les importa el tiempo que tardan en conseguir sus objetivos, son resistentes y encuentran gran satisfacción con los honores y el éxito material que casi siempre consiguen. Se sienten fuertemente atraídas por el poder, las celebraciones y todos los actos sociales que afirman su posición social. Existen acciones ocultas que son contrarias a la imagen que suelen dar, puede existir confusión intelectual o dispersión, se manejan con dificultad con materias complejas. Son muy protocolarios y sociables, sabiendo conseguir lo que quieren de los demás gracias a una actitud positiva y armónica.  Su formación y educación suele ser exquisita y les sirve para abrir muchas puertas en la vida social y profesional. Suelen apreciar el rigor y exactitud en la acción y en la conducta, si bien ésta siempre es muy sutil en la intencionalidad. En este número encontramos arquitectos, abogados, jueces, fiscales, políticos y altos cargos del estado, y toda persona que tienda a integrarse socialmente de forma muy institucionalizada.   Su regente es Saturno. Se asocia a este número con el color índigo, con el metal plomo, con la nota musical medio tono ascendente, y con las piedras preciosas: granate y azabache.

 

El número   NUEVE   9

 

La causa novena es la empatía que da lugar a la participación de las partes con el todo, y sobretodo dando lugar a la espiritualidad y sus efectos compasivos sobre el resto de seres vivos independientemente de su grado de conciencia. Es en este número donde se da la verdadera sabiduría, basada en la experiencia de forma impersonal, y ajena al reconocimiento social y a cualquier recompensa material. Sin duda, es el número de la  cooperación y la sinergia que permite la elevación a estados superiores de incondicionalidad y comprensión. Estas personas se caracterizan por su determinación, su autoconciencia que les permite delimitarse y al mismo tiempo afirmarse y complementarse con el entorno. Suelen dedicarse a los demás de forma tranquila y desinteresada, están dispuestos a compartir y participar de forma solidaria, sus acciones no buscan ninguna recompensa, ni siquiera la aceptación o reconocimiento de los demás. Son tolerantes, compasivos, y libres de pasiones y emociones mórbidas. En esta vibración encontramos a maestros, médicos, enfermeros/as, profesionales autónomos, navegantes, viajeros, misioneros y personal de organizaciones de acciones solidarias. .Su regente es Marte. Se asocia a este número con el color rojo, con el metal  acero, con la nota musical  bemol y las piedras preciosas: hematites rojo y malaquita.

LOS NÚMEROS MAESTROS

 

Estas vibraciones contienen un fuerte potencial y exponen a la persona que las posee a pasar por presiones, exigencias, pruebas y limitaciones, gracias a las cuales aprenderá a manejar ese poderoso caudal. También le exigirán un proceso de maduración no cumplido en otro tiempo de vida con respecto a tareas humanitarias, cooperación, altruismo, servicio, equilibrio entre lo material y lo espiritual, amor a sus semejantes, etc. Respondiendo a esta Vibración Maestra, deberán accionar todas sus manifestaciones internas, que pasan por firmeza, poder de voluntad, ardua labor, concreciones y por el traslado de esos conceptos en el nivel universal, logrando avances en el plano económico que le ayudarán a abrir las puertas en áreas culturales y filosóficas.

Son los siguientes: 11-22-33-44.

 

Si al sumar la fecha completa de nacimiento, llegamos en la penúltima suma a un 11, un 22, un 33 o un 44, que al terminar de sumar se convertirían en un 2, un 4, un 6 o un 8, estamos ante un posible Número Maestro.

El llevar un Vibración Superior significa que el espíritu de la persona ha evolucionado a través de muchas experiencias terrenas y que el conocimiento o luz interior que ha adquirido le han hecho comprender que el verdadero y único sentido de la vida es su propio perfeccionamiento interior y su entrega sin restricciones ni reservas al servicio de sus semejantes.

Los Números Maestros entrañan una obligación moral muy superior a la normal para quienes los llevan. Esto quiere decir que la persona tiene la alternativa de vivir de acuerdo al Número Maestro que le corresponde, o puede ser solamente el Número Base si no responde a las exigencias de la Vibración Superior, pero si vive de acuerdo a su número maestro, su vida y sus acciones brillarán sobre el resto de la colectividad humana y estará cumpliendo con la obligación que contrajo consigo mismo cuando planificó su encarnación actual.

Sin embargo no podemos dejar de advertir que la vida de un auténtico número maestro,  será a menudo una andadura solitaria. Como su lucha y sus motivaciones no siempre serán comprendidas, se sentirán aislados muchas veces, pero jamás pueden permitirse bajar el listón de sus propias exigencias morales y espirituales, porque perderían el brillo y la fuerza interior que les anima, sino que por el contrario deben recordar en cada momento de su vida que están aquí para ayudar a los demás a liberarse de la ataduras que les encadenan a la materialidad y las bajas pasiones y ayudarles a elevarse a las sublimes regiones del espíritu y de los logros humanos.

De esta manera, la fama y el nombre que los auténticos números maestros,  adquieren en vida no muere con ellos, porque sus logros humanos perpetúan su memoria entre quienes han tenido la suerte de conocerlos, ya que si viven su auténtica dimensión espiritual pueden llegar a ser Grandes entre los Grandes. Las vibraciones maestras son números de prueba, lo que significa que periódicamente se verán enfrentados a problemas y disyuntivas morales y materiales que deberán resolver haciendo uso de su gran intuición y fortaleza moral. Si logran vivir de acuerdo a los elevados preceptos que guían a estas Vibraciones, habrán dado un paso de gigante en su evolución interior, pero si flaquean, se sentirán con toda seguridad infelices y desorientados.

Las personas que llevan y viven Vibraciones Maestras son auténticos e inspirados líderes que han nacido dotados de una sabiduría, un conocimiento y una gran fuerza moral superiores a lo normal, que los llevará a las más altas posiciones de prestigio en la actividad que elijan. No importa cual sea, porque un NM. Da maestría en la profesión que la persona escoja. Inspirados y clarividentes, los números maestros,  perciben la verdadera esencia de la vida y la necesidad de observar y cumplir las leyes y preceptos que la rigen. Esta luz y comprensión los convierte en muchos casos en verdaderos visionarios, Iniciados y Maestros, cuya obligación es enseñar a los demás a caminar por la “senda de oro” que lleva al conocimiento cósmico y a la perfección suprema. Su ejemplo debería servir para que todos se atrevan a luchar por su progreso y enriquecimiento espiritual. Como estas personas normalmente soportan una enorme tensión nerviosa corren el riesgo de desequilibrarse mentalmente y entonces asoman las características negativas de la vibración maestra.

En tal caso no sólo son engañados fácilmente por otras personas, sino que lo que es más peligroso aún, respecto de si mismos y su importancia. Se envanecen y se preocupan por cosas sin trascendencia que les ciegan y les cierran el camino hacia su verdadero trabajo, o se vuelven fanáticos y dogmáticos, creyéndose los únicos poseedores de la Sabiduría y la Verdad. Algunos triunfadores de estas vibraciones maestras. no logran asimilar el éxito y se muestran arrogantes, obcecados y engreídos, incapaces de aceptar otra verdad que no sea la suya, o de reconocer sus errores. Intentan acallar la voz interior que les recuerda su obligación humanitaria y permiten que el poder, la influencia o el dinero les deslumbren y pasen a ser su meta, olvidando que para ellos los bienes materiales deben carecer de importancia. Tampoco deben olvidar que su lucha contra el Ego debe ser prioritaria y de por vida, reconociendo con humildad y agradecimiento que han sido elegidos como un Canal, para que a través de ellos se manifiesten los poderes y la Sabiduría Cósmica. Para los números maestros las cualidades mentales, morales, espirituales e intuitivas son las mismas, al igual que sus motivaciones internas, las cuales se elevan sobre lo personal y abarcan a todas las personas. Comparten también los pronósticos de Destino, el cual presagia una vida interesante, plena, activa y fuera de lo común, en que a menudo se relacionan con personas influyentes y poderosas. Siempre será la suya una vida de servicio, en la que a menudo su camino parece guiado por fuerzas superiores, porque les suceden cosas imprevistas que escapan a su control y que les llevan inesperadamente a protagonizar las vivencias más extraordinarias y sorprendentes.

Es como si estuvieran predestinados y alguien les llevara de la mano hacia su verdadero Destino.

 

11 - 33

Sobresalientes aptitudes artísticas y creativas que les inclinan hacia la creación de la belleza en cualquier campo de expresión.

Intuitivos, idealistas, soñadores y visionarios, se volcarán en un idilio de sus semejantes con infinito amor, abnegación y entrega. Necesidad de evolución interior sobre cualquier otra consideración.

Les cuesta más que a los otros números maestros,  funcionar de pies a tierra y ser realistas. A menudo viven en una nube de la que les cuesta bajar.

 

22 - 44

Su fuerza está en el dominio de si mismos y del mundo material y todo cuanto logren, será en beneficio de los demás. Inspiración, energía, generosidad, orden y disciplina excepcionales que les permiten alcanzar los más altos cargos y desde allí, crear grandes logros para toda la humanidad.

 

El número   ONCE   11

Se trata de seres que han seguido una senda espiritual durante mucho tiempo, quizá durante más de una encarnación, a lo largo de su evolución espiritual. Ha aprendido mucho de los misterios de la vida y de la muerte. Tiene valor, talento y capacidad; es juicioso/a, intuitivo/a y muchas veces clarividente. Posee una intensa tendencia espiritual, percepción extrasensorial acentuada y fortaleza que se impone frente a las dificultades. Este número atrae fuerzas cósmicas, que inspiran y ayudan a encontrar la iluminación a través de la intuición.

Se debe usar con mucha sensatez esta alta vibración, actuando de manera práctica pero con idealismo, en cualquier área donde la vida lo coloque. Deberá desarrollar una filosofía que resulte efectiva, desenvolviéndose con gran sentido de justicia, honradez y legalidad.

Llevará una vida activa, con mucho movimiento, teniendo que hacer frente a muchas pruebas y desafíos. Tu lucha estará en afirmar tus propias convicciones. Lo esotérico, lo oculto, los estudios espirituales o alguna disciplina metafísica o filosófica pondrán de relieve su potencial creativo. Su vida debe ser lo más equilibrada posible, accionando con gran espiritualidad, tolerancia y paciencia. Este número confiere valor, talento y poder. El verdadero poder consiste en servir a los demás. Si no vive como 11 vivirá como 2, se enredarás en detalles y se verás forzado a llevar una vida de servidumbre.

 

El número   VEINTIDOS   22

Experimentará el impulso de proseguir los logros de vidas pasadas. Deseará el triunfo material, pero deberá conservar el suficiente equilibrio mental para llevar tus ideas a la práctica. Se fijará metas elevadas, más que el resto de la gente. Deberá afirmar muy bien los pies sobre la tierra cuando pongas en marcha tus objetivos. Indica el contenido de una fuerte potencia que no siempre se desarrolla y cumple, pues primero se debe trabajar en el aprendizaje del dígito simple, sin olvidar esta cifra para poder potenciarlo en el momento justo. Debe confiar en su propia capacidad y asumir grandes responsabilidades. De adquirir poder y riqueza, habrá de destinarse hacia fines cívicos y comunitarios para que sirvan a tus semejantes para vivir una vida digna. Actúa con ética y generosidad, beneficiando a los más necesitados, en su propio ambiente y mundialmente, si le es posible. Puede alcanzar metas de reconocimiento y grandeza, ayudando a que el mundo sea mejor y equiparando desigualdades. Deberá trabajar incansablemente para que sus logros materiales y espirituales bien equilibrados le sirvan y a los demás también; que a través de su accionar vean al estadista, al filántropo, al embajador, al guía local que maneja situaciones con eficacia y diplomacia, introduciendo cambios profundos que varían el curso de la historia. Ese poder no deberá ser usado de manera negativa, en beneficio propio o siendo indiferente a las necesidades de los de los demás, actuando de manera poco honesta para lograr sus fines, explotándolos por avaricia de poder y dinero y dejándose arrastrar por motivaciones distintas a las que viene a concretar.

 

El número   TREINTA Y TRES   33

Debe estar dispuesto a sacrificarte por otros, actuará con generosidad y tratará de comprender el punto de vista de los demás. Deberá siempre llevar a la práctica sus ideales con optimismo y esperanza. Aunque a veces y por un tiempo se veas obligado/a a desempeñar una posición inferior, siempre ayudará a otros.

Este número indica el contenido de una fuerte potencia que no siempre se desarrolla y cumple, pues primero se debe trabajar en el aprendizaje del dígito simple, sin olvidar esta cifra para poder potenciarlo en el momento justo. Sentirá un fuerte deseo de proteger a los demás. Nunca deberá actuar en contra de nadie, tampoco en alguna profesión que lo obligue a reaccionar agresivamente.

Tal vez deba sacrificar sus propios deseos ante las necesidades de otros, ya que estará donde se lo necesite, para que solucione problemas. Le agradan los niños, animales, etc., lo que hará que actúe de manera sacrificada, sin darse cuenta de poner límites. Con frecuencia servirá a los demás; sufrirá ante la miseria, lo que hará que tenga que controlar sus emociones.

Responderá a la vibración maestra ayudando dentro de la comunidad, atendiendo a sus ideales con valor y energía, sobretodo en situaciones difíciles. le atrae todo lo relacionado con la belleza, el arte, la creatividad y el ingenio, pero si vibra como un número 6, lo doméstico ocupará el primer lugar en su vida, desviando su talento. No debe ser inestable emocionalmente, ni sacrificarte por una causa cualquiera que no lo merezca, porque abusarían de su bondad y generosidad. su misión debe realizarla con equilibrio.

El número CUARTENTA Y CUATRO   44

Los conceptos en el nivel universal formarán parte de su conciencia. Deseará unir lo práctico a lo filosófico. Interiormente, sabrá que es un iniciado, ya que posee la capacidad natural para resolver los problemas propios y ajenos y sabes ayudar a otros a organizarse. Este número indica el contenido de una fuerte potencia que no siempre se desarrolla y cumple, pues primero se debe trabajar en el aprendizaje del dígito simple, sin olvidar esta cifra para poder potenciarlo en el momento justo.

Los conceptos universales formarán parte de su conciencia. Luchará por los grandes avances culturales en el mundo, uniendo lo práctico a lo filosófico. Se hará cargo de graves responsabilidades, ya que sabe adonde va, lo que hará y cómo llegar a realizar todo con gran sentido común. Se  verá exigido de manera disciplinada y perseverante. su destino lo inclinará hacia la atención de las necesidades materiales del mundo, mediante técnicas eficaces y productivas.

Con esta vibración, debe conseguir el total dominio de su mente. Su mayor deseo será que todos los seres humanos gocen de la prioridad universal y cooperará para que se den las condiciones que lleven a lograrlo.

 

otra version

NATRÓN

El natrón es una sal compuesta de carbonato sódico, bicarbonato sódico, sulfato sódico y cloruro sódico, que en Egipto se encontraba en estado natural. Se obtenía, principalmente en el Uadi Natrum y en el-Kab, aunque los textos nos citan distintas variedades.
Tuvo muchas aplicaciones: se usó en rituales religiosos, en la momificación, en la limpieza diaria, así como en la elaboración de ciertos objetos que podrían incluirse dentro de las
artes menores (cristal, mezclas con incienso...). No obstante cabe destacar sobre todas sus aplicaciones la de actuar como deshidratador y conservante sobre los cuerpos de los difuntos para que éstos se mantuvieran incorruptibles eternamente.
Gracias a sus cualidades, el natrón, como sustancia divina, denotaba pureza tanto en las abluciones de los vivos como en las que se llevaban a cabo en honor de los dioses o a los difuntos. Así fue especialmente importante en la Ceremonia de la
Apertura de la Boca. Mitológicamente se entendió que era una emanación de la diosa Hathor, pero que había sido producida por su hijo Horus. Igualmente, el natrón obtenido del Uadi Natrum, se relacionó con las exudaciones del dios Osiris, ya que estaba relacionado con las aguas (y por tanto con los depósitos de natrón acumulados en ciertos lagos) y la germinación.
En los templos del periodo ptolemaico y en ciertas ceremonias funerarias se cita el acto de ofrecer cinco bolas del natrón del Norte y cinco bolas de natrón del Sur, en conexión con las diosas tutelares del Bajo y Alto Egipto: la cobra Uadyet y el buitre Nejbet.
Tal fue la importancia que tuvo el natrón en la civilización faraónica que en el Periodo Ptolemaico se convirtió en un monopolio real.

NÉBRIDA (Imiut)

Presente desde la dinastía I, la nébrida consiste en una piel colgada de un soporte vertical apoyado en una base que tiene el aspecto de unmortero. Citar este elemento es problemático, porque las distintas interpretaciones no aciertan a ponerse de acuerdo respecto a si la piel que cuelga del palo es de un toro, de una vaca o de un felino ya que tras finalizar la Dinastía XVIII en las representaciones parece más la piel de felino, pudiendo ser la de un leopardo. En cualquier caso suele asociarse al dios Nemty y desde el Reino Antiguo a Anubis; de hecho, algunas veces lo encontramos bajo la denominación el fetiche de Anubis, pasando posteriormente a ser representado junto a Osiris. Este objeto ha sido denominado nébrida acuñándose un término griego usado para denominar el uso de una piel de ciervo (a modo de revestimiento) en fiestas dionisíacas.
Es posible que el origen de este pellejo debamos buscarlo en las antiguas pieles de animal en las que se enterraban los difuntos, estableciéndose quizás un paralelo entre estas y la generación, la regeneración y la resurrección del difunto en el Más Allá.
La conexión con Osiris responde a que el Imiut se denomina
El que está en las vendas relacionándose al dios del Más Allá momificado y regenerado con esta piel.

NEFER

El jeroglífico Nefer es quizá uno de los signos más comunes en las inscripciones jeroglíficas. Tuvo connotaciones positivas y sirvió para designar conceptos de belleza y de bondad.
Existen dudas respecto a lo que pudiera representar. Así algunos autores se inclinan a pensar que se trata del estómago conectado a la tráquea, otros un corazón junto a la tráquea y finalmente un tercer grupo al esófago y el corazón. Estas dos últimas versiones son las que parecen acercarse más a lo que los egipcios quisieron representar. En cualquier caso es un conjunto de algunas partes internas de un animal mamífero y en ningún modo de un ser humano.
El signo nefer, como otros de los que integran la escritura jeroglífica, es extremadamente antiguo. Una de las primeras veces que aparece, aunque de forma burda, es sobre una estela de la Dinastía I que perteneció a un sirviente del rey Semerjet y que hoy se aloja en el Museo Británico.
La razón para conectar todos estos órganos animales con una significación más abstracta como lo bueno, lo bello, feliz, joven o perfecto, es decir, a connotaciones francamente beneficiosas, es todavía un misterio. Sin embargo su uso, en este sentido se repite sin cesar presentándose como un amuleto muy utilizado, tanto como elemento aislado como pendiendo de collares, o inscrito en brazaletes y pulseras.
El signo nefer aparece también en una importante cantidad de nombres propios desde el Reino Antiguo.

NEMES

El nenes era un cubrepeluca confeccionado en tela con el que se adornaban los reyes. Consistía en una pieza que cubría la cabeza cayendo a ambos lados del rostro y anudado en la parte posterior.
Aparece tanto en contextos donde el rey se representa vivo como cuando ya ha fallecido. En ambos casos el atuendo le sirve para identificarse con la divinidad y obtener cierto poder indeterminado.
Aunque en las representaciones pictóricas suele aparecer como si fuera listado en amarillo (o quizá oro) y azul, los textos nos hablan de un pañuelo blanco, relacionado con la diosa Nejbet, patrona del Alto Egipto. Mitológicamente, el azul con el que pudo teñirse esta pieza de tela era del mismo tono que el lapislázuli por lo que podría guardar cierta relación con el mineral. Por otro lado el color amarillo del oro era un símbolo solar de eternidad e incorruptibilidad.
Se encuentra desde periodos muy tempranos y en algunas tabletas tinitas el monarca se muestra vistiendo un atuendo muy similar al tradicional, aunque algo más largo, que podría ser el precedente del que aparece en el Reino Antiguo. Tras finalizar el Reino Antiguo, el nemes puede encontrarse relacionado con enterramientos de personajes que no han ostentado el trono de Egipto. En estos casos el nemes actúa de talismán.
Su aspecto se hará habitual en todos los periodos de la civilización faraónica como un modo de representar el poder del rey contra las fuerzas del mal, simbolizando en este caso por el enemigo asiático de Egipto.

NOMBRE

Junto al Ka, el Ba, el cuerpo físico y la sombra, éste era uno de los elementos que formaban al ser humano. Debía ser asignado nada más nacer para que el individuo existiera realmente y era un concepto importante e imprescindible. Sin el nombre el recién nacido no existía, no tenía identidad, como tampoco podía existir ningún objeto inanimado o deidad.
El nombre era un poderoso instrumento mágico que portaba parte de la esencia de la persona o cosa que lo llevara y su eliminación suponía la anulación de su propio ser. Conociendo el nombre de un dios o de un individuo se tenía control sobre el mismo, se tenía conciencia de su
ser, pero también se corría el riesgo de una manipulación maligna. Especialmente arriesgado para los dioses era que fueran conocidos sus nombres secretos ya que eso suponía perder el dominio sobre su persona, sobre su energía y transferir en beneficio del conocedor parte de sus poderes. El propio secreto tenía en sí mismo un poder sobrenatural. Al respecto, conocemos una descriptiva leyenda, recogida en el llamado papiro mágico de Turín, donde se nos cuenta cómo la diosa Isis, amparada por su magia, logró enfermar al dios Ra para, por medio de promesas de curación, robarle su nombre secreto y obtener el poder y la fuerza del dios.
Una medida de precaución divina era tener un número grande de nombres, algunos secretos, tal y como relata el Capítulo 142 del
Libro de los Muertos, del Reino Nuevo, haciendo referencia a Osiris e, identificado a éste con el difunto. De este modo nunca se podría atentar contra la persona del dios o del fallecido
Por todo lo expuesto, se explica que en el Antiguo Egipto los reyes y los personajes privados tuvieran un especial interés en permanecer eternamente con su nombre inscrito en estelas, templos, tumbas o cualquier objeto material. Por la misma causa algunos soberanos ordenaron eliminar el nombre de un monarca anterior que no hubiese seguido la regla o las costumbres establecidas desde tiempo inmemorial condenándoles a la desaparición eterna y logrando la restauración del orden, un sistema seguido también mediante la supresión de la imagen.
Los reyes egipcios inscribían su nombre en el interior de un cartucho. Poseían cinco nombres: el Nebty (las Dos Señoras o lo que es lo mismo Uadyet y Nejbet), el nombre de Horus, el Horus de oro, el de la Caña y la Abeja y el de Hijo de Ra, que era el nombre que se le daba al nacer.

NUDO

Los nudos en Egipto se interpretaron como una forma mágica de atar y desatar, de ligadura energética. Fue el modo mágico de unir ciertos elementos básicos para el mantenimiento del orden, proteger contra demonios o genios agresivos y peligrosos, practicar ciertos encantamientos e incluso para magia amorosa, entre otras cosas.
Se encuentran citados en los textos más antiguos y continúan hasta el fin de la civilización del Egipto Faraónico alcanzando, progresivamente, un mayor simbolismo. Simbolizaba la unión, la eternidad, la infinidad ya que una cuerda anudada y en forma de anillo no tenía principio ni fin. Por ello se identificó con el ciclo solar y se relacionó con la vida imperecedera.
Muchos son los signos y símbolos que incorporan el nudo en su aspecto gráfico. Entre ellos destacaremos laSema Taui, como representación del Egipto unificado, el Shen o el Tit.

NÚMERO

Los egipcios emplearon los números como método para simbolizar distintas cualidades y conceptos más o menos abstractos. Citaremos los más importantes.

El uno

numero uno

Era el símbolo del creador. Es el dios que se hizo consciente de sí mismo y creó sin necesidad de contrapartida femenina a los dioses y al mundo ordenado.
Uno era el dios principal del santuario (excepto en por ejemplo el templo de Haroeris y Sobek en la ciudad de Kom Ombo) aunque en el templo se veneraran a otras divinidades secundarias. Era además, un importante distintivo singularizado.

El dos

numero dos

Representó la dualidad puesto que los egipcios veían en el mundo muchos conceptos duales formados por pares opuestos y lo plasmaron en su pensamiento. Por ejemplo, existía el Alto y el Bajo Egipto, la Corona Roja y la Corona Blanca, la diosa Uadyet y la diosa Nejbet, el bien y el mal, el desierto y el valle, la noche y el día, el hombre y la mujer, el invierno y el verano, la Luna y el Sol, etc. En definitiva, lo complementario.
Una forma clara de entender esta dualidad es siendo conscientes de que los egipcios concebían que existía un mundo paralelo al suyo, con elementos iguales a los existentes en el Valle del Nilo. Éste era el Más Allá idílico.

El tresnumero tres

Era la pluralidad, el concepto de tríada que representaba el modelo a seguir, la formación de una familia (padre, madre, hijo) llevada a la esfera divina.
Según la cosmogonía de la ciudad de Heliópolis, el mundo se creó en tres fases: uno creó a dos, dos crearon a dos, dos crearon a cuatro obteniendo la enéada como conjunto de divinidades.
También el Sol mostraba tres aspectos consecutivos: Jepri en la mañana, Ra en el cénit y Atum al anochecer.
A un nivel más terrenal, el día estaba dividido en tres periodos: mañana, tarde y noche y el año en tres estaciones, (Ajet o la inundación, Peret o la siembra y Shemu o la recolección).
Como número mágico, algunos rituales debían repetirse tres veces en el día (Culto Diario) para que los dioses estuvieran complacidos.

El cuatro

numero cuatro

Corresponde al concepto de totalidad, de algo que está completo. Era la protección universal.
Cuatro eran los pilares que sujetaban el cielo, los hijos de Horus, los cuatro vientos e incluso algunas divinidades podían representarse con cuatro cabezas. Los puntos cardinales también eran cuatro; por ello el rey debía lanzar cuatro aves hacia esos lugares para que todo el cosmos tuviera noticia de sus hazañas.
Los egipcios entendían que las razas humanas estaban divididas en cuatro: nubios, libios, asiáticos y egipcios.
Ciertos objetos litúrgicos, como los cofres Meret se ofrendaban cuatro veces pero, además, aparecen en conjuntos de 4 y llevan cuatro plumas en la parte superior. Los cofres simbolizaban las cuatro esquinas de la tierra, los cuatro puntos cardinales y en época tardía al Egipto unificado. Por lo que el cuatro simbolizó la inmensidad del espacio.
Algunas ceremonias se repetían cuatro veces para que su magia llegara a los confines del mundo.

El cinco

numero cinco

Este número se encuentra en títulos sacerdotales de gran importancia tales como el del Sumo Sacerdote de Hermopolis, denominado El Más grande de los Cinco.
Adem
ás también aparece en relación con el monarca, ya que éste tiene cinco nombres; cinco son asimismo los elementos que forman al ser humano (AjBaKa, Nombre y Sombra .
Cinco eran los días que se incluían al finalizar el año de 360 días para completar el ciclo de 365 jornadas y que se denominaron días epagómenos. Finalmente las estrellas que adornan los techos de tumbas y templos tenían cinco puntas.

El seis

numero seis

Estuvo relacionado con el calendario lunar.
En el Encantamiento 75 de los
Textos de los Sarcófagos se encuentra el seis con un alto valor simbólico y se cita una misteriosa mansión de justicia divina denominada La Mansión de los Seis.

El siete

numero siete

Denotaba perfección y totalidad y era un número mágico por excelencia. Unía en sí mismo las cualidades del tres y del cuatro.
Algunos dioses presentan siete hipóstasis de sí mismos ya que así se simbolizaba algo que, al ser perfecto, era también completo.
La mitología egipcia nos cita las siete Maat y éstas se encuentran en el Encantamiento 126 de los
Textos de los Sarcófagos del Reino Medio. Por otro lado, un claro ejemplo de siete hipóstasis divinas lo constituyen las 7 Hathor, hadas madrinas que auxiliaban al difunto y que, en el mundo de los vivos, eran las encargadas del destino del individuo desde su nacimiento. Se encuentran en el Capítulo 148 del Libro de los Muertos del Reino Nuevo:
An
álogamente algunas divinidades, como es el caso de Ra, estaban dotadas de 7 Bas o podían presentarse con siete formas distintas.
El siete, como otros n
úmeros, también se utilizaba crípticamente, es decir, empleando sus múltiplos. El 14 se obtenía duplicando el número 7 y era el número de los Kas de Ra. El 42, fruto de multiplicar 7 x 6, era el número de los jueces que presidían el juicio ante Osiris.
Asociado al dios del Más Allá, se encuentra a través de las capillas que se ubican en el templo funerario que el faraón Sethy I mandó construir en Abidos. Estas estaban encomendadas a: Sethy I divinizado, Ptah, Ra-Horajty, Amón-Ra, Osiris, Isis y Horus.
Siete aceites se empleaban en los funerales, siete escorpiones que acompañan a la diosa Isis, son otros símbolos mágicos que se recogen en el
Libro de los Muertos.
Los siete nudos tambi
én se citan en los Textos de los Sarcófagos del Reino Medio, gracias a los cuales se conseguía un poder mágico. En la mitología estos nudos servían para aliviar el dolor de cabeza de Horus y como número mágico servía también como remedio para los hombres vivos o muertos.
Ciertas fórmulas debían de repetirse siete veces, cumpliendo requisitos específicos, para que tuvieran el resultado deseado.
En un plano más terrenal, los egipcios consideraban que la cabeza tenía siete orificios (dos ojos, dos orejas, una boca y dos en nariz).

El ocho

numero ocho

Fue el número de los componentes de la Ogdóada hermopolitana o de los ocho dioses Heh que creó Shu para sujetar la bóveda celeste.
Su simbolismo parece relacionarse con la repetición del número 4 y, por tanto, se entendía que se duplicaba el concepto de totalidad.
El ocho era también el número del conjunto formado por las siete vacas del destino más el toro que las acompañaba.
Ocho fueron los dioses
Heh creados por el dios del aire Shu para sostener la bóveda celeste, representada en forma de vaca.

El nueve

numero nueve

Fue el resultado de la creación según la cosmogonía de la ciudad de Heliópolis y simbolizó a la pluralidad en la esfera divina. Según la concepción del mundo de esta localidad, los primeros dioses nacieron gracias a un proceso establecido en tres fases: uno hizo a dos, dos hicieron a dos, dos hicieron a cuatro dando como resultado el nueve. Éste fue uno de los sistemas de creación que más influyeron en el Antiguo Egipto, tanto como para que en algunos textos religiosos se dé por supuesto que la agrupación de nueve entidades divinas no pueda ser otra que la de este lugar.
El nueve era la pluralidad multiplicada por sí misma, la cifra más grande posible antes del comienzo de un nuevo ciclo superior que empezaba con el diez. Por otro lado, simbolizaba a la humanidad hostil, que en Egipto se representaba con los llamados
nueve arcos, es decir, los nueve enemigos tradicionales del país.

El diez

numero diez

Fue la representación del comienzo de un nuevo ciclo, la plenitud, la medida del tiempo y del espacio. Es la base del sistema numérico egipcio, que es decimal (excepto en astronomía, campo en el que la influencia mesopotámica impuso un sistema sexagesimal).
Triplicando el diez se obtiene el treinta, número de los días de los meses egipcios. Treinta eran también los años que debían transcurrir para celebrar el Festival de Renovación Real, denominado por los egipcios Heb Sed, pudiendo relacionarse con el paso de una generación.

El doce

numero doce

El doce aparece en Egipto ligado al tiempo. Doce eran las horas del día y doce las de la noche, doce fueron los meses egipcios, divididos en tres estaciones. En algunas leyendas también se relacionó con los pedazos en los que fue desmembrado Osiris cuando fue asesinado por su hermano Seth, en algunas versiones del mito.
En otro plano, los ncestros reales estaban representados a través de la imagen de cuatro grupos de tres dioses con cabeza de chacal o de halcón, llamados
las Almas de Pe y Nejen. En la Baja Nubia, los gobernantes ptolemaicos regalaron a Isis de Filé los 12 schenoi, el Dodecaschoenos, territorio del Sur de Filé que llegaba a Dakka.

El catorce

numero catorce

Es uno de los números más significativos. Como ocurre con el doce y con el cuarenta y dos, algunos mitos citan este número como símbolo de los fragmentos del dios cuando fue desmembrado por Osiris. Precisamente en relación con el dios del Más Allá, el catorce simbolizaba la perfección y lo que está completo y los catorce nomos en los que Egipto estaba dividido en algunos periodos. A su vez este número guarda conexión con el ciclo lunar.
Se obtenía duplicando el número siete, mágico por excelencia y doblando así su poder.
Según el historiador griego Plutarco, en su obra Sobre Isis y Osiris (368) nos habla también del número catorce en relación al dios del Más Allá y con la luna:

Cuarenta y dos

numero cuareatidos

Como ocurre con el doce y el catorce, se relacionó con los trozos del cuerpo de Osiris que su esposa Isis tuvo que reunir ya que se encontraban dispersos por todo Egipto. Es decir, Isis recorrió los cuarenta y dos nomos que en el Periodo Tardío estaba dividido Egipto (20 en el Bajo Egipto y 22 en el Alto Egipto) erigiendo un santuario en cada centro donde halló un fragmento.
Por otro lado, 42 es el número de dioses que se encuentra en el tribunal del Más Allá, según se desprende del capítulo 125 del Libro de los Muertos del Reino Nuevo. Ante ellos el difunto debe hacer una
declaración negativa, es decir confesar no haber cometido ciertos pecados para poder ser considerado justo y merecedor de vida en el Más Allá.

El mil

numero mil

Fue el numeral que sirvió para denotar el concepto de gran cantidad. Miles de panes, miles de jarras de cerveza, miles de aves o miles de cosas buenas, era parte de la ofrenda funeraria que se inscribía sobre las Estelas de Falsa Puerta para que el difunto, por medio de la magia de la palabra pudiera hacerlas realidad, asegurándose que no le faltaría alimentación ni bebida en la eternidad.

El cien mil

nmero cienmil

Representado con una rana recién nacida (renacuajo) simbolizaba el número que los egipcios entendían como ilimitado, la regeneración eterna y la abundancia.

Un millón

numero un millon

Era el número que simbolizó lo infinito y se representó mediante un genio llamado Heh que llevaba en la mano una hoja de palma y que se relacionaba con la infinitud de la creación. Significaba incontable, inacabable.
Millones de Años de Vida era la medida inmortal de años que todo humano deseaba disfrutar. Es la medida simbólica de la eternidad.
Los
Templos de los Millones de Años, son los templos funerarios donde el rey muerto se regeneraba en un ciclo anual infinito.