origen del tarot
background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

 

Temas

 

¿Qué es el Tarot? Estructura del mazo. Los 
diversos mazos a través del tiempo. El viaje del 
Héroe. El Tarot como método de exploración 
psicológica y como herramienta de previsión. 
Relación con otros sistemas y conocimientos. 
Recomendaciones para la elección del Mazo. Orientación bibliográfica.- 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Todos los que trabajamos con el Tarot formamos una especie de tribu, 

cuyas raíces se remontan miles de años antes 

de la aparición real de las cartas del Tarot. 

Esta es la tribu de los adivinos, los magos, los chamanes, 

psíquicos y visionarios que utilizamos cartas, palos... árboles, piedras o caracoles 

para comunicarnos con los dioses...” 

Rachel Pollack 

 

MÓDULO 1 
Historia y origen del Tarot 

 

 

El presente material de distribución gratuita es un extracto del Módulo 1 del Curso de 

Iniciación al Tarot (con la baraja Rider-Waite). El curso completo consta de 16 Módulos 

teórico-prácticos, más tutorías vía email, una colección de 78 imágenes 

escaneadas del mazo original, y un afiche con los 22 Arcanos Mayores. 

Se entrega certificado una vez finalizado el curso, previa evaluación integradora.- 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

Introducción 

 

Para estudiar Tarot es necesario conocer su origen y éste es incierto. Su historia está 

repleta  de  numerosos  personajes,  miembros  de  logias  y  organizaciones  secretas,  que  pro-
yectaron en sus imágenes y símbolos sus propios contenidos psicológicos: Court de Gebelin, 
Etteila,  Oswald  Wirth,  Arthur  Waite,  Aleister  Crowley...  personajes  profundos,  oscuros, 
enigmáticos que han estudiado y aplicado el Tarot en sus respectivas épocas. El Tarot se ha 
ido  reinventando,  tanto  a  nivel  teórico  como  pictórico,  dependiendo  de  las  manos  por  las 
que ha pasado. 

Las  páginas  que  siguen desarrollan  el  contexto  histórico  en  el que  surge  y  resurge  el 

Tarot. Al final del módulo indico detalles de la bibliografía de la que fueron extraídos algunos 
textos;  pero  como  estos  pertenecen  a  una  recopilación  que  he  ido  haciendo  a  lo  largo  de 
varios años, no siempre he podido precisar su autor o fuente. 

 

¿Qué es el Tarot? 

El Tarot es un juego de cartas rico en tradición. Sus imágenes y símbolos, además del 

valor de su elevado mensaje espiritual, deben haber disfrutado siempre de un gran interés 
como  oráculo de  cartas.  Pero, ¿de dónde  proviene  el  tarot?  ¿En qué  lugar  aparecieron  las 
cartas por primera vez? La búsqueda de sus orígenes se pierde en el siglo XIV. A menudo se 
han  hecho  especulaciones  sobre  el  papel  de  las  cartas  en  épocas  precedentes,  pero  las 
diversas  y  a  menudo  imaginativas  hipótesis  no  han  sido,  hasta  el  momento,  probadas  de 
manera satisfactoria. 

A  pesar  que  se  cree  que  el  Tarot  como  tal,  tiene  su 

origen en Italia en el siglo XIV en un juego de naipes, se sabe 
que está inspirado en juegos parecidos, que ya existían mucho 
antes: en China en el año 1120 un juego de cartas de marfil y 
el  ajedrez;  o  en  la  India,  un  juego  de  naipes  adivinatorios. 
Luego de Italia pasó a Francia y de ahí al resto de Europa. 

Para  otros,  el  Tarot  fue  introducido  en  Europa  por  los 

gitanos,  que  provenían  de  Asia  Central.  Para  un  erudito  del 
tema  del  siglo  XIX,  Oswald  Wirth,  el  Tarot  es  una  obra  de 
imaginería  nacida  en  la  Edad  Media  como  fusión  de  varios 
símbolos  y  antiguas  filosofías:  los  naibis,  la  numerología,  la 
cábala  y  la  simbología  de  la  astrología.  En  España  concreta-
mente,  debieron  llegar  en  el  siglo  XIV,  ya  que  existe  un  libro  el  obispo  Lope  Berrientos 
escrito en el siglo XV, en el que habla sobre él. 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

Es cierto que el Tarot ha sido conocido en su estructura presente, y por este nombre 

desde 1600. Desde ese punto en el tiempo, un juego de Tarot ha consistido en 78 cartas, que 
se dividen en dos grupos principales: 22 cartas pertenecen al grupo de los Arcanos Mayores 
(plural  de  palabra  latina  arcanus  que  significa  secreto,  misterio  semi-develado),  llamados 
también Triunfos, y 56 cartas forman los Arcanos Menores. Ese segundo grupo se subdivide 
en  cuatro  series,  también  llamadas  Palos,  y  así  se  las  conoce  también  en  otros  juegos  de 
cuatro  palos  como  en  las  cartas  de  juego  modernas.  En  el  tarot,  estos  se  llaman  Bastos  o 
Varas,  Espadas,  Copas  y  Oros  o  Pentáculos.  Cada  uno  de  estos  palos  consiste  en  catorce 
cartas: diez cartas numeradas (del As al Diez) y cuatro cartas de la corte o figuras: Rey, Reina, 
Caballo o Caballero y Sota o Paje. 

Existen  varios  tipos  de  Tarot  distintos,  los  que  tuvieron  más  éxito  fueron  el  de 

Marsella, los italianos y los españoles. Con el Tarot de Marsella se puede jugar a las cartas, 
aunque  su  fin  primordial  es  el  adivinatorio.  La  lectura  del  Tarot  puede  hacerse  con  los 
Arcanos Mayores solos o junto con los Menores. Los Arcanos Mayores son 22 cartas, en las 
que está  representado  el  universo desde  su  creación  y  el  mundo  terrenal,  hasta el  mundo 
espiritual. 

Las  cartas  están  llenas  de  simbología  de  todo  tipo.  Aparte  del  significado  que  cada 

figura  representada  en  cada  carta,  intervienen  otro  tipo  de  símbolos:  numerología,  el 
significado  de  los  colores,  la  lectura  de  los  gestos  y  las  posiciones  de  las  figuras  y  los 
elementos. 

 

Etimología 

La  etimología  del  Tarot  es  muy  controvertida  y  existen  muchas  versiones  distintas. 

Unos dicen que proviene del hebreo (dicen que deriva de Théraph = tablas del oráculo judío) 
o  del  chino  o del  griego  (dicen  que  deriva  de  la  palabra  eratoi  =  compañeros)  o  del  árabe 
(dicen  que  deriva  de  la  palabra  tar  =  enemigo)  o  del  latín  (dicen  que  deriva  de  la  palabra 
terere  =  barajar)  o  según  Court  de  Gebelin  (que  deriva  de  la  palabra  egipcia  tar  =  vía  o 
camino  y  rog  =  rey  o  real).  Según  Papus  y  Guillaume  Postel  proviene  del  tetragrama 
cabalístico de los judíos. 

El nombre “Tarot” ha despertado grandes especulaciones y varias hipótesis se manejan 

al respecto. El término “tarocchi”, por ejemplo, apareció por vez primera en el siglo XVI, en 
Italia. Dado que su significado original no está claro, su interpretación ha conducido a su vez 
a explicaciones muy imaginativas. Las más profanas lo conectan con el Taro, un afluente del 
río Po. Otras hablan del significado de las palabras egipcias  “Tar” (sendero) y “Ro” (rey) de 
modo que el tarot muestra el sendero regio. Más común, sin embargo, es la interpretación 
que se refiere a similitud entre las palabras “Tarot” y “Tora”. Tora es el término que designa 
los cinco libros de Moisés con los que comienza el Antiguo Testamento, y al mismo tiempo 
un sinónimo de la ley divina. Paul Foster Case, ocultista e investigador del siglo XX, ha utili-

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

zado  las  cuatro  letras  TARO  como  anagrama,  y  forma  esta  frase  a  partir  de  sus  diversas 
combinaciones:  ROTA  TARO  ORAT  TORA  ATOR,  que  puede  traducirse  como:  “La  rueda  del 
tarot proclama la ley de iniciación”. 

Es  seguro  que  el  modo  moderno  de  escribir  “Tarot”  es  francés,  y  que,  por  tanto, 

realmente, se pronuncia “Taro”. Quienes, sin embargo, dicen “Tarot”, gustan de señalar que 
esto expresa la idea de la rueda, pues principio y final se unen en la letra T: 

 

O A 

 

Origen 

Aunque  hay  motivos  para  creer  que  las  cartas  de  los  Arcanos  Menores  llegaron  a 

Europa procedentes del mundo islámico en el siglo XIV, y es seguro que estas cartas son las 
precursoras  de  las  modernas  cartas  de  juego,  la  22  cartas  de  los  Arcanos  Mayores 
aparecieron  por  primera  vez  en  público  alrededor  del  1600,  y  posteriormente 
desaparecieron  igual  de  misteriosamente  de  las  cartas  de  juego  modernas.  Con  una 
excepción: el Loco, la carta sin numerar de este ciclo, que ha sobrevivido como el Comodín 
de los juegos modernos. 

La miríada de especulaciones y conjeturas se han centrado, sobre todo, en los orígenes 

de los Arcanos Mayores. Mucha gente ve una correlación convincente entre estas cartas  y 
las 22 letras del alfabeto hebreo, la clave de las enseñanzas secretas judías, la Cábala. Y no 
son  pocos  los  que  suponen  los  orígenes  se  encuentran  en  el  antiguo  Egipto,  nos  ha  sido 
transmitido a través de estas cartas. 

Cualquiera que sea la verdad a este respecto, es seguro que las cartas de los Arcanos 

Mayores  comunican  un  conocimiento  antiquísimo  de  una  manera  impresionante:  bajo  su 
forma  simple,  cuentan  la  historia  más  vieja  del  mundo,  inherente  a  los  mitos,  cuentos  de 
hadas  y  leyendas  de  todos  los  pueblos  como  el  Viaje  del  héroe.  En  ninguna  otra  parte  ha 
hallado  expresión  esta  antigua  parábola  para  el  sendero  del  ser  humano,  de  forma  tan 
simple y, al mismo, con una claridad tan viva y gráfica. 

No  hay  pruebas  concluyentes  acerca  del  origen  del  Tarot.  Muchos  investigadores 

proclaman su origen egipcio y aseguran que es vestigio del Libro de Thot, (dios egipcio de la 
magia, las ciencias y la matemática, conocedor del pasado, presente y futuro). Esta teoría ha 
sido muy difundida, pero los Tarots Egipcios que conocemos no son ilustraciones  antiguas, 
como muchos creen, sino creaciones de autores modernos. 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

Emilio Salas, un teórico contemporáneo, le asigna al Tarot una relación directa con la 

cábala.  En  El  Gran  Libro  del  Tarot  (recomendado  hacia  el  final  de  este  módulo)  destaca  el 

término hebreo “nabi” (en español “profecía”), del cual se 
deriva la palabra naipe. Por su parte, Paul Foster Case, cuyo 
Tarot  es  empleado  por  la  escuela  hermética  B.O.T.A. 
(Builders of the Aditum), indica que sobre el año 1200 D. C., 
tras la destrucción de Alejandría, adeptos ocultistas de todo 
el  mundo  (sabios,  astrólogos,  místicos)  se  reunieron  en  la 
ciudad  de Fez,  Marruecos.  Debido a  la barrera  del  idioma, 
adoptaron un sistema basado en ideas primordiales comu-
nes  a  judíos,  cirios,  tibetanos  e  indios,  que  representaron 

en  claves  pictográficas.  Estas  claves  fueron  conocidas  como  “arcanos”  (secretos),  dando 
origen al Tarot. Esta es una de las versiones que creo más aplicables a la esencia del Tarot, ya 
que  comunica ideas profundas  de  forma  sencilla,  a  través  de  imágenes  y  símbolos,  que  es 
necesario aprender a decodificar. 

La primera referencia escrita  y verídica acerca del Tarot en Europa, es un manuscrito 

sienés  (Trattato  de  governo  della  familia  di  Pipozzo)  de  1299,  donde  se  menciona  la 
existencia de los  famosos “naibis”, y recomienda a los caballeros abstenerse de jugar a las 
cartas. No se ha encontrado ningún documento anterior como prueba fehaciente de la exis-
tencia del Tarot. 

Lo que sí es un acuerdo común es que el Tarot proviene de maestros espirituales que 

“guardaron”  en  las  imágenes  simbólicas  sus  conocimientos  herméticos.  En  las  escuelas 
esotéricas  y  herméticas  de  occidente,  las  “claves”  del  Tarot  han  servido  como  vías  de 
autoconocimiento y ascenso espiritual, ya sea a través de la meditación en ellas o mediante 
el estudio de sus mensajes y relaciones.  No en vano, otro de los nombres que recibe cada 
carta es el de llave, indicando que abre la puerta hacia algún otro nivel de conocimiento que 
está velado para el no iniciado. 

Gareth Knight, un estudioso del Tarot de la logia Golden Dawn, afirma: “La tradición de 

los misterios occidentales toma sus fuentes principales de la sabiduría de las culturas que se 
asentaron alrededor del Mediterráneo, Europa y medio Oriente. De esta manera obtenemos 
una  fusión de  las  tradiciones  Egipcia,  Griega,  Celta,  Nórdica,  Musulmana,  Judía  y Cristiana. 
Cada una de éstas es en sí misma un camino hacia el autoconocimiento.” 

No importa si el Tarot fue creado por egipcios, caldeos, celtas, gitanos o españoles, o si 

fue  legado  por  alguna  civilización  perdida.  Lo  cierto  es  que  se  trata  de  un  sistema  de 
símbolos que comunican un determinado conocimiento, y cuyas imágenes inspiran conduc-
tas,  invitan  a  la  reflexión  sobre  el  presente  de  nuestra  vida  y  en  base  a  esto,  nos  permite 
tomar mejores decisiones en la vida. Ése es el espíritu con el que uso el Tarot. 

 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

Estructura del mazo: Arcanos Mayores y Menores 

Cada  carta  del  Tarot  lleva  el  nombre  de  arcano,  que  significa  “secreto”.  El  Tarot  se 

compone  de  dos  grandes  grupos  de  cartas  o  arcanos  de  diferente  rango:  los  Arcanos 
Mayores
,  que  como  su  nombre  lo  indica  señalan  los  “secretos  mayores”,  y  los  Arcanos 
Menores
, que son más en número aunque menos complejos en su simbología. 

Los  Arcanos  Mayores  son  en  total  22,  y  cada  uno  lleva  un  nombre  diferente:  por 

ejemplo,  El  Mago,  El  Ermitaño,  La  Torre.  Los  Arcanos  Menores  son  56  en  total,  y  se 
subdividen en los 4 Palos tradicionales: Oros (también llamados Pentáculos), Copas, Espadas 
y Bastos. A su vez, estas series de 14 cartas, se dividen en dos grupos: las Cartas Numeradas 
del 1 al 10 y las Figuras Cortesanas: Sota, Caballo, Reina y Rey. 

La ventaja del Tarot de Rider frente a otros mazos, es que tiene una imagen distinta 

para las Cartas Numeradas de los Arcanos Menores, en lugar del tradicional arreglo de Copas 
o Bastos, como se lo encuentra en el Tarot de Marsella. Por ejemplo, para representar el Dos 
de  Oros,  aparece  un  simpático  personaje  haciendo  malabares  en  lugar  de  aparecer  sola-
mente dos Pentáculos: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

Dos de Oros (Rider) 

 

     Dos de Oros (Marsella)

 

 

El  estudio  del  Tarot  comienza  por  los  Arcanos  Mayores  –que  también  se  pueden 

subdividir en tres grupos, según las vivencias que describe– y sigue por las Cartas Numeradas 
y las Figuras de la Corte de los Arcanos Menores. Se pueden hacer tiradas con los Arcanos 
Mayores solamente o utilizando todo el mazo. 

Los nombres de los Arcanos Mayores son: 

 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

0.- El Loco 

1.- El Mago 

2.- La Suma Sacerdotisa 

3.- La Emperatriz 

4.- El Emperador 

5.- El Sumo Sacerdote 

6.- Los Enamorados 

7.- El Carro 

8.- La Fuerza 

9.- El Ermitaño 

10.- La Rueda de la Fortuna 

11.- La Justicia 

12.- El Colgado 

13.- La Muerte 

14.- La Templanza 

15.- El Diablo 

16.- La Torre 

17.- La Estrella 

18.- La Luna 

19.- El Sol 

20.- El Juicio 

21.- El mundo 

 

[…] 

 

El Viaje del Héroe 

Dejamos  ahora  el  extenso  desarrollo  histórico  y  los  creadores  de  barajas,  para 

centrarnos en los aspectos genéricos del Tarot.  El Tarot se emparenta con multiplicidad de 
mitos  y  leyendas,  pero  una  de  las  más  importantes  que  describe  es  la  del  Viaje  de  la 
Consciencia cuando encarna, llamado el Viaje del Héroe: las paradas más importantes de la 
travesía  están  marcadas  por  los  Arcanos  Mayores,  que  son  comparables  a  los  “nudos”  de 
todo  cuento,  mientras  que  los  Arcanos  Menores  describen  las  acciones  “de  relleno  de  la 
historia”,  sin  las  cuales  la  historia  perdería  su  color,  aunque  mantendría  su  estructura  y 
coherencia interna. 

Cada Arcano es una parada de la Conciencia, que en el Tarot viene simbolizada por El 

Loco,  la  carta  sin  número  o  con  número  0,  que  simboliza  el  estado  de  inocencia  que 
caracteriza al hombre cuando nace, antes de haber vivido cualquier experiencia terrena. El 
Loco  (cuya  correspondencia  astrológica  es  Urano)  emprende  un  viaje  desde  la  ignorancia 
total (y su correspondiente libertad absoluta) hasta la sabiduría. 

Jung  lo  describe  como  el  proceso  de  autorrealización,  que  consiste  en  actualizar  y 

hacer reales todas las potencialidades que tiene el sujeto. El Loco sabe todo, pero no sabe 
que lo sabe, y por eso para él es un viaje de autodescubrimiento. 

El  Viaje  del  héroe  es  la  historia  más  antigua  del  mundo.  Su  estructura  básica  está 

entretejida  de  mitos,  cuentos  de  hadas  y  leyendas  que  nos  relatan  cómo  una  persona  se 
pone en marcha para dar cumplimiento a la  gran tarea, la búsqueda de un tesoro difícil de 
encontrar.  Es  una  tradición  arquetípica,  un  conjunto  de  acciones  entretejidas  a  partir  de 
imágenes  míticas:  éstas  mismas  cuentan  que  básicamente  a  raíz  de  una  pérdida  o  una 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

misión, el héroe debe llevar a cabo una tarea. Se pone en marcha y, a lo largo del camino, se 
encuentra con adversarios y con ayudantes o aliados. Logra hacerse con la fórmula mágica y 
hace  frente  a  su  oponente,  venciéndolo,  aunque  es  frecuentemente  marcado  en  ese 
proceso. Una vez que consigue lo que busca, deshaciéndose de sus perseguidores o adversa-
rios, toma el camino de regreso a casa. Esa casa a la que llega está simbolizada por la última 
carta: El Mundo. 

El Tarot y la mitología heroica están totalmente emparentados y comparten su razón 

espiritual y psicológica. Joseph Campbell lo describe en El héroe de las mil caras, y desarrolla 
a  fondo  este  concepto.  La  propuesta  del  Tarot  es  que  todos  tenemos  algo  de  El  Loco  y 
estamos en un viaje de autodescubrimiento: cada parada del camino puede ser descrita con 
una  carta, que  encierra un  aprendizaje. Esta  es  una  de  las primeras razones por las  que  el 
Tarot  describe  muy  certeramente  el  presente  del  cualquier  situación,  y  en  base  a  esos 
elementos,  puede  predecir  hacia  dónde  se  dirigirán  las  circunstancias,  tanto  las  internas 
como las externas. 

El viaje tiene etapas, y podría decirse que este se produce básicamente en dos niveles: 

si  consideramos  el  viaje  del  héroe  como  una  alegoría  del  paso  por  la  vida,  podríamos 
dividirlo en una sección obligatoria y una sección voluntaria. En la primera mitad de la vida 
es  el  momento  del  desarrollo  personal  y  el  crecimiento  exterior,  a  la  que  todos  estamos 
sujetos. En la segunda mitad de la vida nos volvemos hacia el interior y tomamos contacto 
con la sombra, el cual es un viaje “optativo”, pues se puede seguir pendiente del desarrollo 
personal (del ego) y no remitirse nunca hacia valores más esenciales. Primero necesitamos 
madurar  en  la  fase  uno.  Antes  de  abordar  lo  trascendente  debemos  manejar  con  éxito  lo 
cotidiano.  De  la  misma  manera  para  superar  el  ego  y  alcanzar  el  yo  tendremos  que 
desarrollar primero un ego fuerte, capaz de encontrar su sombra a lo largo del camino, sin 
ser devorado por ella. Algunas personas jamás atraviesan la frontera. 

Pero  el  Tarot  nos  invita  a  reconocernos  en  este  viaje  arquetípico  y  a  utilizar  sus 

imágenes y símbolos para comprender cada instancia del Camino. 

 

El Sendero Iniciático 

El Loco en su viaje  –que simboliza al hombre desnudo 

en  su  estado  inconsciente–  necesita  recorrer  diferentes 
esferas  iniciáticas  expresadas  a  través  de  acontecimientos, 
vivencias y pruebas que le proporcionarán la oportunidad de 
hacerse más consciente de sí mismo y fundirse con lo Divino, 
es decir, vivir el Camino o Viaje del Héroe antes descripto. 

El  Loco  convertido  en  Mago,  primer  arcano,  entra  en 

contacto  por  primera  vez  con  las  herramientas  que  le 
permitirán  expresar  su  creatividad  y  encontrar  su  Don  o 
Dharma. De él depende el uso que haga de las mismas, por 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

lo que una vez que ha pasado esta primera prueba se encuentra con la Sacerdotisa, la Sophia 
de  los  filósofos  herméticos,  también  llamada  Gnosis.  De  ella  aprende  a  mirar  hacia  su 
interior y a rescatar de su memoria arcaica el conocimiento oculto. 

La  Sacerdotisa  se  convierte  en  Emperatriz,  trasfor-mando  sus  imágenes  internas  y 

sabiduría  en  frutos  palpables  para  el  mundo  material,  manifestando  la  energía  creativa.  El 
Emperador toma posesión de esta energía y la dota de una estructura funcional, estable y 
productiva. Él dicta las pautas y leyes para sentar las bases de lo ya creado. 

De la extrema cristalización de la conciencia a través de la visión materialista de la vida, 

comienza  una  gradual  búsqueda  de  sentido,  una  primera  conexión  consciente  con  La 
Divinidad, manifestada  en  el  Sumo Sacerdote.  Es  el  Revelador  exterior  y  guía  moral  de los 
Misterios  Mayores  en  contraposición  y  complemento  al  conocimiento  interno  e  intuitivo 
aportado por la Sacer-dotisa. 

A partir de los Enamorados surge la dualidad, la encrucijada, la elección que muestra 

dos caminos opuestos: la vía antigua estructurada por la visión de una vida segura, estable 
versus  la  vía  del  corazón,  que  lleva  al  encuentro  consigo  mismo  y  a  la  búsqueda  del 
verdadero destino. 

Una vez tomada la decisión, con El Carro se actúa y se toman las riendas de la propia 

vida, el Héroe parte a sus aventuras cerrando un ciclo de vida con entusiasmo y renovadas 
ganas de vivir. 

Después de haber llevado al Ego a su máxima expresión por la fuerza manifestada en el 

Carro, La Fuerza muestra al hombre que doblega sus instintos primarios –naturaleza animal– 
con  la  fuerza  de  voluntad  y  la  confrontación  con  el  orgullo  desmesurado  -hubrys-, 
experimentado en su máxima expresión en El Carro. 

Es en este momento que aparece la figura del Ermitaño, expresando la interiorización 

a través de la soledad forzada, aislamiento y alejamiento del mundo como una oportunidad 
para encontrar sentido a las propias vivencias y aprender de la experiencia. 

Con la Rueda de la Fortuna, décimo arcano, llega la toma de conciencia de lo efímero 

de la vida y de los ciclos de la experiencia humana con sus éxitos y fracasos, subidas y caídas.  
Acto  seguido,  tiene  lugar  el  encuentro  con  la  Diosa  Themis  –La  Justicia–  que  muestra  al 
hombre la forma correcta de comportarse mediante la justicia Divina o ley kármica. Una vez 
comprendido esto, en el Colgado se da la muerte iniciática, definitiva del Ego, enseñando la 
senda del sacrificio, el pensar en otros más que en sí mismo y entregar la vida por un ideal 
trascendente. Símbolo del sendero del discípulo, imagen de la crucifixión Crística, sacrificio y 
redención. Sumisión al destino y a la voluntad Divina. 

Después de la crucifixión, La Muerte, el descenso a los Infiernos. Duelo necesario por la 

pérdida  de  la  identidad  antigua,  ya  definitivamente  enterrada.  Nacimiento  del  Iniciado, 
nacimiento a una nueva vida. 

Con la Templanza encontramos la imagen del hombre convertido en un ser Angélico, 

dotado de poderes sobrenaturales y desligado del destino impuesto por los Dioses planeta-

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

10 

rios, llamado por los Rosacruces Hermanos  Mayores y auxiliares invisibles, servidores de la 
luz. 

La  aparición  súbita  del  Arcano  XV,  El  Diablo,  confronta  al  hombre  sublimado  en  la 

imagen de la Templanza, con sus propios temores, debilidades, apegos y deseos, tentándolo 
a través del poder y la promesa de riquezas y juventud eterna. Si acepta se convierte en un 
ángel caído: imagen de Mephistófeles y el Dr. Fausto, el alquimista que vendió su alma por la 
fórmula  del  Oro  Alquímico.  Ante  la  resistencia  al  cambio,  y  el  materialismo  grosero,  el 
hombre construye muros de seguridad –La Torre– que se convierten en su propia prisión y el 
detenimiento  de  su  progreso  evolutivo.  La  liberación  se  manifiesta  en  las  fuerzas 
destructivas de la naturaleza, la pérdida inevitable de todo cuanto se posee. Son las pruebas 
de la Fe, Dios y el Diablo compitiendo por el alma de Job. 

Una vez que se han perdido las certezas que aportaba la seguridad de la Torre, aparece 

lo  más  vulnerable  y  auténtico  del  ser  humano  en  la  imagen  de  la  Estrella.  Esta  mujer 
desnuda  ante  la  vida  se  deja  guiar  por  la  creencia  en  algo  superior  a  ella  misma,  es  la 
representación de la esperanza, última en aparecer una vez abierta la caja de Pandora. 

Entre las últimas pruebas de oscuridad se encuentra la confrontación con la Luna. Ya la 

decisión  de  transitar  el  camino  según  las  propias  creencias  se  ha  consolidado,  así  llega  la 
incomprensión de quienes no comparten la forma particular de concebir y afrontar la vida. 
En  este  momento  surgen  sentimientos  de  alejamiento,  aislamiento,  miedos,  tristeza, 
soledad,  así  como  crítica  y  envidia  por  parte  de  quienes  no  se  atreven  a  seguir  su  propio 
camino. Hay que transitar a través de estos sentimientos oscuros para poder llegar al Sol, a 
la parte más consciente y lúcida de la psique. El Arcano XIX, El Sol, es la expresión más pura 
de la propia individualidad y trascendencia espiritual, la plenitud del Ser, la fusión con el Yo 
Superior, la senda del corazón, la Piedra Filosofal, el logro del alquimista, la Iniciación Mayor. 

El  Juicio,  Arcano  XX,  el  sendero  siguiente,  muestra  el  Milagro  de  la  Resurrección  de 

Cristo y su ascenso a los cielos, al igual que la resurrección de los muertos en el día del Juicio 
Final, símbolo del renacer del Iniciado a una nueva vida, terminando así en el Arcano XXI, El 
Mundo, este largo peregrinar del Loco, que ha logrado detener la Rueda del Samsara (la de 
la reencarnación), liberándose y conquistando finalmente su Universo. 

 

 

 

El  Viaje  del  Héroe  es  un  patrón  narrativo  que  se  ha  encontrado  en  las  historias  y 

leyendas populares de diversas culturas. Todas estas historias tienen en común un personaje 
central –el Héroe– que suele pasar a través de ciclos o aventuras, comenzando por una etapa 
de “normalidad” (una vida común y corriente) hasta que deviene el 
llamado

Pensar cada arcano del Tarot como una instancia de esta historia, de este viaje, es una 

estrategia  que  nos  da  la  clave  para  comprender  el  significado  de  cada  carta  apelando  al 

Para investigar

 

background image

Curso de Iniciación al Tarot - Módulo 1

 

 

 
 

11 

Sentido y no meramente a la memoria. Los 22 Arcanos Mayores constituyen las paradas más 
importantes de este viaje  –las “acciones centrales” o “nudos” de la historia–, y los Arcanos 
Menores serían las “acciones de relleno”, que nos dan detalles de la narración. 

Durante el curso, adoptaremos la estructura del Viaje del Héroe para comprender cada 

Arcano Mayor. Es importante recordar que cada carta describe un momento en el tiempo, es 
una instancia pasajera, un escalón. Y como tal, es consecuencia de la anterior y preparación 
para la siguiente. 

Como ejercicio introductorio y con el objetivo de ampliar la definición dada, investigue 

qué otros autores han desarrollado esta idea. También, qué libros, mitos, leyendas o pelícu-
las narran este viaje del héroe. 

 

En el próximo módulo comenzaremos a ver el significado de los 22 Arcanos Mayores, 

investigando en principio los símbolos en común a todos ellos: las formas geométricas,  los 
colores,  los  números.  E  iremos  ampliando  el  viaje  que  ha  sido  a  penas  esbozado  en  este 
módulo. 

 

 

Bibliografía consultada

 

 

BANZHAF, Hajo (1992), Aprenda a consultar el Tarot. Editorial EDAF.