Signo del zodiaco Aries

Tarot.vc el tarot del tiempo

 El Tarot 

Tarot del Amor

Las cartas del tarot

Los Oraculos

Videncia

Tirada de Runas

Consulta Tarot


Tarotista Maria Gracia





Aries, signo del zodizco

María Gracia

Vidente Tarotista desde 1990

Aries

 

 

 Del 21 de marzo a 19 de abril

 

Símbolo: el Carnero

 

Planeta regente mundano: Marte.

 

Planeta en detrimento: Venus.

 

Planeta en Exaltación: Sol.

 

Planeta en caída: Saturno.

 

Planeta regente esotérico: Mercurio.

 

Casa que rige: Primera, Ascendente.

 

Características: Fuego, Cardinal, Masculino.

 

Principio: Voluntad.

 

Proceso: Ser.

 

Propósito: personalidad consciente.

 

Anatomía: Cabeza, cerebro, cara, dientes superiores. Identidad, máscara, vida.

 

Caracteres positivos: iniciador, ejecutivo, competitivo, impulsivo, entusiasta, valiente, independiente, dinámico, vive en el presente, rápido.

 

Caracteres negativos: dominante, irritable, violento, intolerante, atolondrado, arrogante, "primero yo", brusco, le falta constancia, no escucha.

 

Gemas y piedras: piedras rojas, marcianas, como rubí, gránate, jaspe, heliotropo, cinabrio, ámbar rojo, turmalina roja o rebeldita, ópalo de fuego.

La historia mitológica de Aries

 

 

Aries está relacionado con una de las grandes historias épicas del mito griego, la historia de Jason y la búsqueda del Carnero de Oro. La historia comienza con un niño infeliz de una familia destrozada.

La Madrastra Perversa

. El joven Frixus y su hermana Helle fueron los hijos del Rey Atamas de Boetia y su esposa Nefele. Pero el infeliz matrimonio de Atamas y Nefele fue disuelto por la muerte de Nefele y Atamas tomó como su segunda esposa a la hija del Rey Cadmus de Tebas, una mujer llamada Ino. Y por supuesto no pudo quedarse con los niños. Desarrolló un complejo complot para deshacerse de ellos.

La primera cosa que hizo fue propagar enfermedades entre los cultivos en la tierra de Boetia para que no hubiera cultivos y no hubiera cosechas. Cuando el rey envió al gran oráculo de Delfos a preguntar a los dioses la razón del fracaso, Ino sobornó a los mensajeros para que llevaran la respuesta de que los niños fueran sacrificados para salvar los cultivos. Gracias al soborno de Ino, cuando el rey dudó de hacer el sacrificio, los sacerdotes locales insistieron que los niños deberían ser sacrificados.

Atamas llevó a los niños a la parte superior de la montaña para hacer el sacrificio, pero su madre, Nefele estaba vigilando desde el cielo. Ella ofreció a los dioses enviar un carnero de oro del cielo para llevar a los niños a lugar seguro. Este es el carnero de Aries.

Al último momento antes del sacrificio, llegó el carnero. Frixus y Helle saltaron a su espalda, y el carnero los elevó en el aire y los llevó a Asia. Al tiempo en que el carnero volaba hacia el Mar Negro, Helle se zafó y cayó en el canal que conecta los mares Negro y Mediterráneo. Este canal, conocido como las Dardanelles fue llamado la caída de Helle por los griegos en honor a la joven.

Frixus se sostuvo y fue llevado a la tierra de Colchis entre las montañas del Cáucaso, que es un área ahora ocupada por la antigua República Soviética de Georgia. El agradecido Frixus sacrificó el carnero a Zeus y le presentó el vellón dorado al regente de la tierra, el tan temido Rey Aeetes de Colchis quien a cambio le otorgó la mano de su hija en matrimonio. El rey colgó el vellón en un roble en el medio de un bosque sagrado. Posteriormente el vellón lo cuidó un dragón o una serpiente, que se enrolló al árbol y nunca se durmió.

Jason, quien llevó a los argonautas en rumbo de Asia en la búsqueda del vellón dorado, era el heredero justo del reino de Iolcus en Tesalía. Pero su trono fue usurpado por Pelias, el primo de Frixus. Pelias tuvo el trono y el poder pero sabía que Jason era el legítimo rey. Jason no tenía el poder de derrocar a Pelias, y éste nunca estaría seguro mientras Jason estuviera vivo. Ni Pelias tenía una buena excusa para matar a Jason, así que lo retó a hacer una tarea aparentemente imposible; le prometió que le cedería el trono si traía el vellón dorado desde Colchis en Asia.

De esta manera comenzó el viaje de Jason y los cincuenta argonautas. No solamente el mismo carnero está en el cielo sino también la nave de Jason, El Argo. En tiempos antiguos la nave fue vista como una inmensa constelación en el hemisferio sur conocida como la Argo Navis o la nave de Argo. En tiempos modernos, esta constelación se ha dividido en tres constelaciones diferentes en el hemisferio sur, Carina –la Quilla– la Popa, y la Vela. Además, algunas de las estrellas en la región de Argo Navis han sido juntadas para formar la moderna constelación de Columba, la paloma.

Hamal

Alpha Arietis. La más brillante estrella de Aries. Nombres para esta estrella son Hemal, Hamul, Ras Hammel, o El Nath (obsoleto). En árabe, Aries, el Carnero es conocido como Al Hamal, La Oveja. El nombre de la estrella refleja el nombre árabe de la constelación. El nombre alternativo de la estrella, Ras Hammel, se deriva del nombre árabe Al Ras al Hamal, "La Cabeza de la Oveja". El nombre El Nath invita a la confusión con Beta Tauri generalmente conocida como Elnath. Este nombre se deriva del árabe Al Natih, "El que da topes". Hamal es la Alfa Arietis, esto es la estrella alfa de Aries. Es por lo tanto en ocasiones llamada simplemente como "Arietis".

La descripción de la estrella es fría, color naranja, gigante, con una luminosidad de 55 veces más que el Sol. El tipo espectral implica una masa de cerca 4.2 veces a la del sol y un diámetro 18 veces más grande que éste.



El tarot y la Videncia Artículos de Tarot
Historia del Tarot El mas Allá Libros de Tarot Vidente Nautural Tarot Carlos V Que son las Runas Tarot telefónico Oráculo de Delfos
Existen las Hadas? Que es el tarot? Hechizos de Amor Magia con plantas Hacer Velas Consulta de Tarot Que es el I Ching La bola de Cristal
Cartas del Tarot Tiradas de tarot Barajas de tarot Hechizos de Amor Rituales Conjuros Encantamientos Depresión
Que es el amor Aceites Chakras Acupuntura Los Chakras Cromoterapia Los Elementos Feng-Shui
Inciensos Numerología Oraciones Profecías Relajación Religiones Radiestesia El espejo mágico
  Orishas Tarot Gitano Wicca y Tarot Las frecuencias Videos de Tarot Tarot con Visa Tarot 24 horas
Tarot telefónico  Gabinete Tarot del amor Mitología Egipcia Los Arcanos Tarot gratis Libros de Tarot Tarot Sms
Sabes Amar? Las Runas Gabinete Horóscopos Reiki      
Tarot índice tarot Tengo ansiedad            

 

Descripción Astrológica Aries

Aries rige la amatista. En su influencia puramente espiritual Aries es el que rompe las viejas formas, el inspirador de nuevos ideales, el pionero de nuevos pensamientos que corta su camino a través de los prejuicios decadentes, ilusiones e hipocresías en su deseo de limpiar un camino a la verdad que brille en el corazón del bosque.

Da valor de todo tipo, físico, moral y espiritual, y aquel entusiasmo por una causa que produce a los campeones del débil; También da la irreflexión que, si no está templada por otras influencias, lo lleva al desastre. Es de rápido temple de manera natural, y fácilmente excitable pero desaparece pronto; entonces cuando su virtuosa indignación es elevada sobre cualquier injusticia o mal hacer no se evapora sino que normalmente lo lleva hacia el intento de alguna acción definitiva para remediar la injusticia o castigar al que hizo mal.

Pero en almas poco evolucionadas la fuerza sin dirección de Aries produce crueldad del tipo repentino y violento que lleva a la gente a cometer asesinatos por un impulso de rabia súbito. La gente Aries son siempre las piedras rodantes buscando el cambio, nunca contentos para dejar todo bien, preparados para arriesgar todo en un riesgo simple o para nuevas experiencias. Tienen el amor de la acción de la naturaleza cardinal del signo estimulados por el elemento fuego.

Aries da e inspira devoción, provoca devoción y entusiasmo en sus seguidores más que cualquier otro signo; Por lo tanto la gente Aries hace los mejores líderes cuando han desarrollado las otras cualidades necesarias, particularmente aquellas que son opuestas a sus propios defectos naturales, tales como la precaución, la paciencia y la sutileza. No se hacen tontos fácilmente ya que están dotados de manera natural para tomar la iniciativa y darle en el punto a las cosas.

La tendencia primitiva de Aries es, como el carnero, hace un hoyo a través de los obstáculos en lugar de darles la vuelta para superar la oposición por la fuerza, entonces esto produce agresividad en aquellos que no han evolucionado su lado más elevado que es la protección del débil y la determinación de que la verdad debe prevalecer. Debido a que es un signo de fuego y que rige la cabeza, su acción en gente evolucionada produce impulso mental tanto como energía física y su más alta expresión que es el valor moral. Esto, combinado con el amor por la verdad y el odio por la hipocresía o pretensiones, induce a un hábito de hablar lo que le viene a la mente sin importar el tacto o la discreción.

Es el más activo, energético y emprendedor de todos los signos cardinales, y tiene energía ilimitada, para empezar nuevas o revolucionarias empresas. Uno de los puntos más característicos de este signo es la impaciencia. Aries nunca puede esperar, si quiere una cosa debe tenerla primero, además no escucha consejos.

Esta constelación representa la primera idea Divina, la "palabra" del cabalista y la primera manifestación activa del glorioso Ein Sof. En otras palabras es la mente en acción, la primera pulsación de la Deidad en los aspectos duales de "Señor y Creador". Para el alma humana es, y siempre tipifica lo desconocido, el poder invisible que llamamos Inteligencia; eso que conoce y da a cada átomo deificado de vida que se distingue, es universal, aunque fuerza inmortal que no solamente constituye su identidad espiritual e individualidad física, sino que le permite pronunciar, en la presencia de su Creador, aquellas palabras místicas: "Soy el que Soy". En otras palabras, esta hermosa constelación simboliza la primera pulsación de ese rayo de inteligencia pura que constituye el Yo Divino del alma humana. Es la fuerza que impele siempre hacia el átomo de vida en su progreso evolucionario y nos revela el principio o la primera manifestación del Yo Divino como un átomo del espíritu Infinito activo y auto existente dentro de las esferas angelicales.

Viendo la verdadera realidad espiritual simbolizada en Aries, cuán fácil es notar su total significación sobre el plano externo cuando reflejado y refractado en los planos inferiores a través de la acción compleja del organismo humano, transportando el mismo influjo radical en el primer mes astrológico y el primer signo del zodíaco. Podemos leer un paralelismo perfecto en el influjo astral sobre el cuerpo humano como lo dice la "Luz de Egipto" volumen I, que dice que Aries simboliza el sacrificio y representa el tiempo de primavera, el comienzo de un año nuevo. La primera acción de la inteligencia pura saca la primera expresión de la forma y dirige al sacrificio de su estado angelical y habiendo ganado la victoria sobre los reinos inferiores de la materia, una vez más el tiempo de primavera de una nueva vida con la promesa de vida, luz y amor.

El signo Aries representa los poderes de pensamiento de la humanidad; es decir, el ser activo, intelectual, el señor de la creación material, el Hombre.

La energía de Aries es como los rayos del Sol, clara o consciente, franca, directa, obvia, llena de luz y calor y visible a todos. Aunque los tres signos son de naturaleza solar, Aries es el más exuberante, así como la primavera es la más exuberante de las estaciones. Por esto se dice que el Sol está exaltado en Aries. Un planeta exuberante en un signo exuberante lleva a una personalidad exaltada. El Sol es el planeta del Yo Soy; Aries es el signo del Yo Soy. El arquetipo de Aries se enorgullece de estar en la tierra en la forma física o cuerpo, orgulloso de sí y de su capacidad creativa, de su impulso de alcanzar sus deseos en el mundo exterior.

Observe a un niño Aries muy pequeño, uno demasiado joven para la sociedad para refrenar su entusiasmo, y podrá ver el arquetipo de Aries manifiesto, excitación, orgullo, impulso, una autoconfianza suprema, un fuerte sentido del descubrimiento e impaciencia para experimentar el mundo a su alrededor. Como el mito en Ícaro que está listo para olvidar las reglas de su padre, colocarse sus alas y volar lo más cerca que pueda del Sol. No tiene sentido del peligro. No quiere que le enseñen a volar. Aries quiere ir y hacerlo.

Aries es espontáneo al enamorarse, pero con frecuencia es incapaz de encontrar el vocabulario romántico para expresar sus sentimientos. Es el impulso exterior y el Logos. Es el regente de la cabeza en Astrología Médica y parte del trabajo en el planeta Tierra para Aries es saber cuándo utilizar la lógica y cuando proceder desde las emociones, Eros. Afrodita (Eros) está opuesto a Marte, así como Aries está opuesto a Libra. Un Aries sin desarrollar, un niño o una persona que no ha estudiado y observado el comportamiento social de otros, utilizará la palabra "Yo", una palabra solar y de Marte, con mucha frecuencia. Aries madura al tiempo en que se vuelve más consciente y utiliza la palabra "Nosotros" y "Yo" con menos frecuencia. Su lógica funcionará bien en el mundo de los negocios donde su asertivo Marte y su naturaleza Cardinal competitiva también le servirán bien.

El Aries que es un carnero que se bate en sus relaciones de carrera será con frecuencia un cordero en el hogar, un verdadero inocente cuando se relaciona con el sexo opuesto. Para un Aries cada pregunta merece una respuesta lógica y honesta. Marte es pasional, pero no exactamente tierno o consciente de los sentimientos de otros.

El signo de Eros, Libra, alejado 180°, mantiene aquí el equilibrio. Marte necesita templar el logos con Eros. Marte es independiente, pero Venus que rige a Libra quiere ser gustado, quiere dar una buena impresión. Quiere ayudar a Marte animar su espontaneidad, a pensar antes de hablar, ampliar su pensamiento "Yo" a un pensamiento "Nosotros".

El glifo para Marte es el símbolo biológico para el sexo masculino. Mucha gente cuya energía Aries se manifiesta solamente en un nivel mundano se identifica con Marte, con la libido y los sentidos, con los impulsos corporales y los instintos. Esto ha llevado a los astrólogos a lo largo de los siglos a observar que para muchos Aries la lección de la vida involucra distinguir entre la lujuria y el amor. Aquí la polaridad Libra proporciona el equilibrio. En el mito, Marte se identifica con Cupido, hijo de Venus/Afrodita, regente de Libra. Cupido/Marte aprendió del amor de Afrodita, que también es una experta en finura, popularidad y carisma. La 7ª casa, el Otro, es la casa de Afrodita y es la casa de la consideración, reciprocidad y compartir. La 1ª Casa, el Yo, del cual procede simbólicamente Aries, necesita equilibrar su independencia con conciencia de reciprocidad. Ningún hombre es una isla.

Es una buena idea localizar a Venus/Afrodita en la carta de un signo solar Aries o un Ascendente Aries. Si Venus ¿está en un diálogo positivo con Marte?. Si no, la persona Aries puede preferir la independencia a la relación. El hombre exaltado Aries puede incluso ver a la mujer como una inferior. Esto tiende a ser verdad no solamente de los hombres Aries o Ascendente de este signo, sino también en las mujeres. En la actualidad podemos aún observar la arrogancia masculina y la falta de respeto por lo femenino en el macho Aries, o la personalidad Aries solar o Ascendente. Hay un sentimiento de que el macho de las especies está destinado a la grandeza, mientras que la "mujercita" debería estar en casa realizando las tareas que son de ella por destino biológico.

Aries se ve como el primer signo del Zodíaco y empieza en el momento exacto en que el día y la noche tienen la misma duración (el Equinoccio de Primavera). Todos los otros signos están medidos a partir de este punto. Los signos no tienen ningún efecto evidente por sí mismos, sólo tienen fuerza cuando los planetas o las casas están colocados en ellos.

El signo Aries está gobernado por el planeta Marte y físicamente está relacionado con la cabeza. Dicen que tiene una naturaleza masculina y por lo tanto, tiene una energía más penetrante. Aries es un signo de Fuego y esto significa que un planeta colocado aquí necesitará manifestarse de una manera muy dinámica y que la expresión de la identidad personal mediante la acción es importante. El deseo de ser el primero es de suma importancia y eso se demuestra con una ingenua expresión efervescente y una inocencia inexperta.

El Aries vive en un mundo de caballeros y princesas. Como Aries también es un signo cardinal, su energía se manifestará de una manera explosiva. Las metas a corto plazo son importantes y los resultados evidentes se conseguirán con rapidez. La gente con una gran énfasis en este signo tendrá rasgos de líder y de pionero, aunque suelen ser impulsivos y se enfadan con facilidad. Debe tenerse cuidado con la impaciencia y el egocentrismo y ser más consciente de las necesidades de los demás para evitar tensiones y conflictos.

Planetas

El planeta que rige a Aries es Marte, el cual fija su residencia en Aries. Esto quiere decir que astrológicamente Marte rige a Aries; pero físicamente Marte rige las glándulas sexuales, los músculos suprarrenales y también el aparato uro-genital. Por esto en medicina y en biología se utiliza el signo de Marte para indicar el concepto del contenido macho; la flecha parece que significa energía y fuerza en este planeta. Marte es el planeta más cercano a la Tierra por el lado más alejado del Sol; es uno de los llamados planetas superiores, concretamente el primero. A veces se le llama planeta rojo porque parece que tiene la forma, al mirarlo desde la distancia, de un disco rojo. De los días de la semana rige el martes y de las horas del día la primera hora. En cuanto al aspecto, tendrá influencia benigna si se halla en trígono (formando un ángulo de 120 grados con otros planetas), o si se halla en sextil (formando un ángulo de 600 grados con otros planetas). En cambio su influencia será maligna si se halla en cuadrante (formando 900 grados con otros planetas), o si se halla en oposición (formando 180 grados con otros planetas). Por fin, si se halla en conjunción su influencia será nula, indiferente, y el ángulo que forme con otros planetas será de 0 grados.

Júpiter en Aries 

Los astrólogos consideran a Júpiter como un gran benefactor y como portador de alegría. Por ello, aquí Aries recibe la influencia benéfica de aquel astro magnánimo. De esta manera encontramos en los nativos de Aries una generosidad y una honestidad a toda prueba. La protección moderada de Júpiter consigue, además, que el nativo de este signo medite y madure cada uno de sus proyectos, a la vez que impregna de cierto espiritualismo determinadas acciones de Aries. Así, más que en la acción, se esforzará Aries en la reflexión. Este aspecto filosófico puede hacer que aquél se vuelva vanidoso en grado sumo; sobre todo a nivel social, en sus relaciones con los demás, lo que puede conducirle a pensar que es un incomprendido en algunas ocasiones. Aunque, al fin, resurgirá su humanitarismo sobre cualquier otro aspecto negativo que pueda presentársele. Físicamente Júpiter rige la glándula pituitaria y el hígado. Las palabras más acordes para el nativo de Aries cuando Júpiter se halla en este signo serían: venturoso, entusiasta, pensador, esperanzado, prudente, lúcido, equilibrado, etc.

Luna en Aries

Al ser la Luna el planeta más cercano a la Tierra, su influencia es máxima y directa. Esto se manifiesta muy especialmente en la mujer Aries, cuyo feminismo y su anhelo de independencia se acentuará, lo que la llevará a cuestionarse su actitud ante la vida. Así, preferirá la iniciativa a la pasividad, la libertad de la decisión y de la acción a la atadura de la inactividad y la indecisión. Será muy criticada por todo eso, pero no cesará en su empeño de emancipación e independencia. En el hombre Aries, no obstante, la influencia lunar se manifiesta de distinta manera. Esta influencia le vuelve caprichoso en demasía y toda su actividad irá dirigida en sentido contrario al de la racionalización: estará dominado por la pasión desordenada y correrá riesgos inútiles en busca de vanos sueños y quimeras que él mismo imagina y fabrica; aunque todo esto le reportará cierta clase de placer, que le hará olvidar lo que podría haber sido una frustración. Se hace patente, pues, como única cualidad poderosa un aspecto nuevo: el dominio de lo femenino sobre lo masculino. Precisamente las mujeres, en la antigüedad, clamaban a la Luna cuando iban a dar a luz. Además, la Luna -que también tenía otros nombres, como Artemis, Febe, Selene...- aparecía representada como una hermosísima muchacha que recorría el firmamento. Como se sabe que la Luna influye en las plantas y en su crecimiento, se la asocia con la fertilidad. Físicamente rige, además, el pecho y el estómago.

Marte en Aries

Ya se ha indicado que Marte rige a Aries, por tanto aquí las peculiaridades del nativo de este signo alcanzan su grado máximo. Afrontará cualquier contrariedad con la entereza y bravura propia de Aries. Llevará a cabo empresas difíciles y tendrá éxito en la consecución de cualesquiera aventuras que se proponga, ya que, cuando Marte se encuentra en Aries, el espíritu aventurero del nativo de este signo crece por momentos, y ni riesgos ni peligros le frenan; la acción es lo que importa. La belicosidad y agresividad desplegadas en cada momento denotan masculinidad, machismo y, también, ausencia de sosiego y de tacto. Es entonces cuando el Aries se vuelve sincero y dice muchas verdades a la cara; esto le acarreará incomprensión y crítica por parte de sus allegados. Pero la imaginación y la energía desplegadas inciden en todas sus actividades, así como su gusto por los retos, provengan de donde provengan; todo esto hace que el nativo de Aries se sienta siempre dueño de la situación y seguro de sí mismo. No hay que olvidar que Marte en Aries significa Marte en su propia casa, y esto proporciona una gran seguridad. Palabras como luchador, duro, varonil, vehemente, firme, etc., cobran aquí su más fiel acepción y exacto significado.

Mercurio en Aries

La posición de Mercurio en la tabla de nacimiento de un Aries indica cierta mentalidad materializada en la consecución de unos fines que se persiguen con valentía y audacia. Los nervios, puesto que Mercurio rige el sistema nervioso, estarán a flor de piel; por esto, la actividad, la agitación, los argumentos contundentes y el discurso brillante serán características destacadas del nativo de Aries que tenga a Mercurio en su signo. También la posición de Mercurio en Aries creará una acusada predisposición a lo científico y a la filosofía, a lo artístico y a la inventiva. Ejemplos como Einstein, Descartes, Goya, Van Gogh... lo corroboran suficientemente. Y es que Mercurio también rige el cerebro: se dice que ilumina el interior de la corteza cerebral. De aquí provienen algunas de esas intuiciones impulsivas que llevaron a los personajes citados a realizar siempre, y por encima de todo, sus propios deseos. El resultado ha sido favorable a toda la humanidad. Parece que en la acción del nativo de Aries, cuando se halla Mercurio en este signo, no hay sólo elementos altruistas, sino también intereses crematísticos. De los planetas llamados inferiores, que se encuentran entre el Sol y la Tierra, Venus es el más cercano a nuestro planeta. Cuando su órbita lo acerca a la Tierra se puede apreciar a simple vista; esto hace que desde tiempos inmemoriales su atracción se identificara con la que ejerce una mujer hermosa. De aquí que su influencia, por tanto, sobre el nativo de Aries sea somática, dirigida a los sentimientos; a veces se habla de una influencia erótica, pues se dice desde antiguo que Venus es la diosa de la belleza y del amor. Las relaciones personales del nativo de Aries cuando Venus está en este signo, tendrán mucho que ver con un deseo de afecto y cariño, no exentos de cierta sensualidad, que hace, por otra parte, irreconocible al nativo de Aries; ya que aquella innata agresión no contenida se transforma, por la influencia de Venus, en cálida ternura y apacible dulzura. El aspecto externo del nativo de Aries en Venus será, sin lugar a dudas, saludable y atractivo; aunque deberá cuidar su ansia desenfrenada por poseer riquezas y lujo.

Neptuno en Aries

La característica más relevante en esta situación, cuando Neptuno se halla en Aries, es la impronta mística con que se revisten los actos, iniciativas y deseos de los nacidos bajo esta influencia. La política y la religión serán preocupaciones prioritarias del nativo de este signo y le mantendrán en continua zozobra interna. Así se asemeja a las inquietas aguas del océano, pues Neptuno era considerado por los antiguos como el dios del mar. La preocupación por lo utópico hace que a veces el nativo de este signo se evada de la realidad circundante, produciéndose así contradicciones internas que superará con la inspiración y la intuición, tan arraigadas en el nativo de Aries cuando Neptuno se encuentra en este signo.

Plutón en Aries

Descubierto hace poco más de cincuenta años, Plutón era el astro de las profundidades y de los abismos. Era el dios del mundo oculto y subterráneo. Se le atribuye, pues, todo lo que tenga que ver con lo desconocido. Su influencia en el nativo de Aries hace que éste acumule en su subconsciente algunos estímulos prohibidos por los convencionalismos sociales. Por ello, el individuo Aries con influencias de Plutón, participa en sociedades secretas para enriquecer su mundo anímico y su gusto por el misterio; además, de esta forma, su agresividad se sumergirá en el estrato más hondo del inconsciente, produciendo así cierta indiferencia en el nativo de Aries que le va a proporcionar algunas críticas destructivas.

Saturno en Aries

Aquí, el nativo de Aries está sujeto a las imposiciones de Saturno, que es considerado por los astrólogos como el maestro; también como el representante del padre. Su influencia será, pues, inhibitoria e impositiva para Aries que, una y otra vez, intentará escapar de esa disciplina austera en la que se encuentra inmerso cuando Saturno fija su residencia en Aries. Los estudiosos de la astrología moderna interpretan de otra forma los anteriores parágrafos y explican lo que le sucede al nativo de Aries cuando Saturno se encuentra en ese signo, como una necesidad de huir de cualquier responsabilidad y compromiso, aunque a menudo se ven obligados a contemporizar y transigir. Físicamente Saturno rige los huesos, los dientes, la vesícula biliar y la piel. El símbolo de Saturno está formado por una especie de hoz que forma una "t" en su mango, indicando acaso que puede segar el tiempo; esto da pie a determinados estudiosos de las cartas astrales para interpretar y defender que los nativos de Aries, cuando están bajo la influencia de Saturno, se ven obligados a un trágico final.

Sol en Aries

El Sol tiene, en principio, influencia favorable sobre todo lo creado, ya que ocupa el centro planetario; es el símbolo de la fuerza que da vida. Físicamente rige el corazón (el centro álgido del individuo) y la columna vertebral. Se le reconoce detentador de autoridad y paternidad, pues es un principio masculino. El Sol entra en el signo de Aries el 21 de marzo y sale el 20 de abril. Cuando la posición de Marte y la posición del Sol están cercanas, hasta juntarse, el buen estado de salud y las ganas de vivir de Aries están aseguradas; su apasionamiento obtendrá el fruto deseado con esa vehemencia, o cabezonería, que el nativo de Aries esgrime en determinadas ocasiones y momentos.

Urano en Aries

Este planeta fue descubierto en el siglo XVIII, precisamente en una época histórica de transformaciones y cambios sociales importantes. De aquí que Urano en Aries confiera al nativo de este signo un entusiasmo y un fervor vehementes en todas sus acciones, encaminado a liberarse siempre mediante la solidaridad con los demás, y ello porque ama su libertad personal por encima de todo. Su ideal siempre latente irá afianzándose en la lucha continua por la transformación de la sociedad en la que se encuentra inmerso el nativo de este signo. Cualquier riesgo, a cualquier precio, vale la pena. Sus planteamientos son a menudo altruistas; el ejemplo histórico de Cromwell en su lucha por derrocar la monarquía en Inglaterra, es un claro paradigma de la situación de Urano en Aries.

Venus en Aries

De los planetas llamados inferiores, que se encuentran entre el Sol y la Tierra, Venus es el más cercano a nuestro planeta. Cuando su órbita lo acerca a la Tierra se puede apreciar a simple vista; esto hace que desde tiempos inmemoriales su atracción se identificara con la que ejerce una mujer hermosa. De aquí que su influencia, por tanto, sobre el nativo de Aries sea somática, dirigida a los sentimientos; a veces se habla de una influencia erótica, pues se dice desde antiguo que Venus es la diosa de la belleza y del amor. Las relaciones personales del nativo de Aries cuando Venus está en este signo, tendrán mucho que ver con un deseo de afecto y cariño, no exentos de cierta sensualidad, que hace, por otra parte, irreconocible al nativo de Aries; ya que aquella innata agresión no contenida se transforma, por la influencia de Venus, en cálida ternura y apacible dulzura. El aspecto externo del nativo de Aries en Venus será, sin lugar a dudas, saludable y atractivo; aunque deberá cuidar su ansia desenfrenada por poseer riquezas y lujo.

 

Planetas en Tauro

Los signos del Zodiaco reciben influencias desiguales de los planetas. Estos no ejercen su atracción del mismo modo en todos los signos. Por otra parte, el significado de los signos tiene unas acotaciones precisas y sintetizadas, como una fórmula o ecuación matemática. Todo esto ha dado lugar a confeccionar tablas de los significados de los planetas en los signos. Pero, para lograr una comprensión suficiente de estas tablas, se hace necesario definir, tanto exhaustiva como intensivamente, cada signo; a partir de aquí se mezclarán y relacionaran, selectivamente, con las características propias de cada planeta. El resultado será qué clase de influencia ejerce cada planeta en los respectivos signos, y qué grado de acción se produce. A veces, la Astrología moderna ha usado para este menester técnicas electrónicas, por ejemplo ordenadores; de esta manera, se han hallado también las influencias conocidas como inarmónicas o negativas, además de conocer con relativa exactitud los aspectos mutuos entre los mismos planetas. Todo depende de las características clave que se utilicen, de su número, cuantos más usemos, más amplitud de criterio tendremos acerca de la influencia de los planetas en los signos. En este sentido la Astrología moderna dista mucho de la clásica. En este sentido, por ejemplo, los antiguos nos hablaban del número de planetas que están en armonía con Aries (Marte, Sol, Urano y Júpiter) y los que son inarmónicos respecto a Aries (Venus, Saturno, Neptuno y Luna): Marte estaría en dignidad, el Sol en exaltación, Saturno en caída y Venus en exilio. Sin embargo, nada nos dicen del resto de los planetas, aunque los astrólogos modernos han reconstruido, de forma similar y con relativo acierto, la relación de dignidad, exaltación, caída y «exilio» con todos los demás signos; así se ha corroborado que la mitad inferior del esquema obtenido es un calco de la mitad superior en orden inverso. Es decir, que un determinado planeta puede estar en dignidad en un signo, y en exilio en el signo opuesto; también puede hallarse en caída en un determinado signo, y en exaltación en el signo contrario. Así, Saturno se opone a las dos Luminarias, Sol y Luna; Júpiter se opone a Mercurio, y Marte a Venus. Por todo esto, se puede deducir que la fuerza con que influye un planeta varía según se encuentre en un signo o en otro; aunque existen estudios para hallar de forma mecánica el valor de esa influencia. Otras características clave de Tauro apuntan hacia un significado pasivo, determinativo, calculador y, también, intrínseco; todo ello dará como resultado la ATRACCIÓN que contiene, a su vez, la ponderación y lo adquisitivo.

Para conocer la influencia de los planetas con precisión también hay que tener en cuenta lo siguiente:

- Cuando un determinado planeta se encuentra en dignidad produce una influencia benéfica máxima o una influencia maléfica mínima, al margen de las posiciones en las Casas, de los aspectos y de cualesquiera otras variables.

- Cuando un planeta determinado se encuentra en exaltación produce una influencia de forma análoga al caso anterior, pero varía la intensidad y todo sucede con un ímpetu mínimo, aunque no excesivamente débil.

- Si un determinado planeta está en situación de exilio, sucederá lo contrario que cuando se hallaba en dignidad, es decir, su influencia benéfica será mínima y máxima su influencia maléfica, dependiendo ello únicamente de la naturaleza del planeta y sin que tengan nada que ver otras variables.

- En caso de que un determinado planeta se encontrara en caída, en su modo de actuar sucedería algo similar a cuando se encuentra en exilio, pero con una fuerza menos intensa y más débil. Es, pues, muy importante conocer y saber interpretar estas influencias y situaciones de los planetas que, a menudo, han resultado decisivas para que los aspectos en exceso desagradables de un determinado tema hayan sido neutralizados, impidiendo posibles desastres y daños. Algunos astrólogos utilizan solamente una característica clave para relacionar al signo Tauro con los planetas y hallar, así, las influencias; otros tienen dos características clave, y algunos lo definen con varias: estructuración, materialización, sensualidad, afecto, atracción, etc. La mayoría de las publicaciones actuales sobre Astrología prefieren, al parecer, el concepto de materialización, pues semejante característica clave se adapta a la perfección al deseo de poder, de dominio, al ansia de riquezas, únicos aspectos de valuación para las sociedades occidentales. De esta forma, los análisis acerca de asuntos monetarios, privados y comunes son numerosos y los planetas actúan al respecto, a veces, decisivamente; por ejemplo, se sabe que el Sol influye produciendo buenos beneficios, aunque esto suceda siempre a través de intermediarios y basado en relaciones que pueden resultar. en ocasiones, difíciles; por lo que el precio por conseguir tan buenos beneficios resulta caro. 

- La Luna incide sobre las situaciones y circunstancias del individuo en la sociedad, produciendo cambios crematísticos: se puede pasar de la posesión a la indigencia con relativa facilidad. 

- Venus; aquí sucede todo lo contrario que en la Luna; el planeta Venus favorece con largueza a los nativos de cualquier signo, produce fácil fortuna, pero sin aspavientos ni sobresaltos. Equilibra, además, gastos e ingresos; aunque estos tienen que ser abundantes, pues los gastos siempre se producen por el exceso de lujo, bienestar y placer. 

- Mercurio tendrá mucho que ver con ingresos repetidos a menudo, pero en cuantía moderada.

- Marte tiende a la ruina, a no producir ganancias, y cuando se producen, siempre con grandes esfuerzos, la influencia de Marte echa por tierra fortuna y desvelos.

- Júpiter es el planeta más generoso por cuanto incide sobre la buena suerte en los negocios; produce efectos de crecimiento monetario en grandes cantidades.

- Saturno, sin embargo, hace casi imposible la adquisición de fortuna y solamente a base de economizar, ahorrar y controlarse en los gastos, habrá cierta seguridad económica bajo la influencia de Saturno. 

- Urano produce inseguridad monetaria; las ganancias se producen de manera inestable y discontinua.

- Neptuno; la influencia de este planeta produce contrastes desmedidos: desde tener grandes fortunas y sustanciosos ingresos a quedar, de forma rauda, sin nada; esto se debe a la marcada duplicidad de Neptuno.

- Plutón; aquí el dinero no será valorado en sí mismo, sino únicamente como medio para un determinado fin.

Júpiter en Tauro

Los astrólogos coinciden en considerar a Júpiter como el planeta que simboliza la alegría, por ello su influencia en el nativo de Tauro es, con frecuencia, positiva; cualquier acción que emprenda un Tauro bajo la influencia de Júpiter le reportará siempre beneficios; si no a corto plazo sí a plazo medio o largo. Cuando se funden la grandeza, la alegría y la expansión de Júpiter con lo intrínseco y calculador de Tauro, el resultado es negociación y gestión.

Luna en Tauro

La Luna incide en lo íntimo de Tauro, en el mundo anímico del nativo de este signo y produce un carácter noble y sereno; aunque ello puede ser así porque resulta más cómodo para el nativo de Tauro. Si se funden la variabilidad de la Luna con la atracción, la prudencia y lo adquisitivo de Tauro obtenemos cierta ausencia de inseguridad y temor, es decir, seguridad y confianza.

Marte en Tauro

Generalmente, Marte imprime fortaleza y energía pero, a veces, su influencia puede no ser benigna, en cuyo caso el nativo de Tauro recibiría la fuerza de Marte transformada en agresividad. Sin embargo el resultado de fundir los significados de Marte con los de Tauro suele ser positivo o benévolo. La unión, por tanto, entre el cambio y la masculinidad de Marte con la atracción y determinación de Tauro, produce como resultado arrojo y disposición.

Mercurio en Tauro

Puesto que Mercurio está considerado como un planeta neutro, pero que influye en Tauro bajo los aspectos somático y psíquico, cuando sobresale la incidencia en el primero de los aspectos mencionados, el resultado es una preocupación por lo práctico, por el dato y por lo positivo. Si la incidencia es mayor en cuanto a lo psíquico, el resultado sería la decisión y la determinación. Venus rige a Tauro, es decir, astrológicamente Venus fija su residencia en Tauro. Y, así, le aporta un deseo de mantenerse fiel, constante y tenaz. La estabilidad que emana de Venus se fusiona con la prudencia latente en Tauro y se obtiene como resultado la rectitud y la lealtad.

Neptuno en Tauro

A Neptuno se le asocia a menudo al deseo de huida y evasión; pero cuando se funde su significado místico con la atracción y lo intrínseco del signo. El ideograma de Plutón está compuesto por la simbiosis de la letra P con la letra L, iníciales del astrónomo Percival Lowell a quien se debe en realidad el descubrimiento del citado planeta. Para los astrólogos modernos Plutón significa responsabilidad y justicia: si estos conceptos se unen con el sentido calculador y determinativo de Tauro surgirá un resultado cuyo significado será: solidaridad e igualdad.

Plutón en Tauro

Los diversos estudios de la Astrología moderna, a la hora de investigar la incidencia del planeta Plutón en los nativos del signo Tauro cuando aquél se halla en la Casa II, coinciden en afirmar la lentitud con que los efectos del citado astro penetran o se imponen en la "casa natural del signo Tauro. Acaso por todo esto, los nativos del citado signo, encuentran bastantes obstáculos si pretenden tomar parte en acciones tendentes a la consecución de objetivos exclusivamente económicos y crematísticos; tal vez por ello prefieran arriesgar su dinero en el juego tanto como en los negocios y acaso, también destaquen por su buena disposición para ejercer profesiones o trabajos que requieran paciencia y habilidad. Las características-clave adecuadas a la presente circunstancia serán todas aquellas que tengan que ver con términos tales como "calma" y "mansedumbre".

Saturno en Tauro

Está considerado como un planeta que origina inhibiciones y frustraciones; se le supone portador de crisis y angustia en el individuo. Pero cuando incide en los nativos de Tauro, produce cierto pragmatismo beneficioso. La unión de lo pasivo y calculador de Tauro con el pesimismo y las dudas de Saturno, da como resultado una actividad inflexible y rígida, decididamente perjudicial. Cuando se descubrió Urano el mundo atravesaba una época de transformaciones y cambios; por ello, en el ámbito individual producirá en los nativos de Tauro anhelo de libertad. Si se funden inventiva y originalidad, dos significados claves de Urano, con la atracción que emana de Tauro, la consecuencia será intransigencia y fanatismo.

Sol en Tauro

Puesto que el Sol es el planeta central y se le considera como planeta masculino, al incidir en Tauro, que es un signo femenino, producirá efectos saludables en el nativo de este signo y le ayudará cuando las dificultades resulten excesivas. Al fundirse la generosidad del Sol con la atracción y ponderación de Tauro, el resultado será de persistencia y tenacidad.

Urano en Tauro

Es una característica muy notable de Urano el modo incompleto de asentarse en las casas, lo cual influye en los nativos de Tauro, siempre que se hallaren en una circunstancia como la presente, de forma negativa; su horóscopo aparece cargado de puntos oscuros difíciles de interpretar por no captar plenamente el sentido que se nos quiere transmitir a la hora de leer un determinado tema astral. Dificultades de todo tipo hacen imposible conseguir determinados bienes materiales y, des este modo, los nativos del signo Tauro, siempre que se hallaren en la situación descrita, mantendrán en su interior cierto temor y zozobra ante la forma de conseguir satisfacer determinadas necesidades que en otras circunstancias estarían al alcance de la mano y que no representan, en contra de los que pudiera pensarse en un primer momento, capricho alguno; antes bien, se trata de fines perfectamente lícitos y dignos. Las características-clave adecuadas a la presente situación tendrán mucho que ver con términos tales como "desigualdad" y "ganancias".

Venus en Tauro

Se considera a Venus como un planeta benéfico que hace grata y agradable la vida de los nativos, en este caso concreto, de Tauro y su incidencia en las casas, según explican los especialistas en la domificación, resulta, sin embargo, muy variable. Se afirma que en esta segunda casa, Venus representa un índice de la importancia que se debe prestar a la salud, al carácter y a la personalidad; Venus bien aspectado es un dato a tener en cuenta para enjuiciar a los nativos del signo Tauro, cuando éstos se encuentran a aquél planeta en su "casa natural". Las diversas corrientes astrológicas hablan siempre de bienestar en el caso que nos ocupa y, según se desprende de todas las investigaciones y estudios al respecto, los significados esenciales relativos a la presente situación, tendrán mucho que ver con términos tales como "satisfacción", "serenidad" y "accesibilidad". No siempre coinciden los astrólogos al definir la incidencia, y el significado, de Venus en la "casa natural" de Tauro, es decir, en la Casa II. A veces, según explican las fuentes reseñadas, existen malos aspectos de Marte y Saturno, excepcionalmente también de Urano, sobre Venus y esto dará lugar a interpretaciones de otro tipo; por ejemplo puede afirmarse que, en la presente situación, al nativo a Tauro pueden sobrevenirle cuantiosas pérdidas materiales en un tiempo y cercano a la vejez.